No. 53
(julio-agosto de 2003)

csapn@laneta.apc.org
CORREO DE PRENSA INTERNACIONAL

<< Índice de artículos

II Asamblea Nacional del Frente Social y Político

Hotel Bacatá, Septiembre 5 y 6 de 2003
Bogotá, D.C.

Documento Central de la Mesa Ejecutiva Nacional

Saludamos con entusiasmo y damos la bienvenida a todos los compañeros y compañeras que han concurrido a nuestra Segunda Asamblea Nacional, evento indicativo de la continuidad y vitalidad del Frente Social y Político creado hace cuatro años con expectativas que esperamos renovar ante los nuevos retos de la situación nacional.

Para iniciar nuestras discusiones, presentamos las siguientes reflexiones, en dos bloques temáticos: 1) una caracterización sumaria del momento político y de la situación económica e internacional; y 2) una propuesta sobre las perspectivas de unidad de acción y el papel del FSP en desarrollos futuros.

Caracterización del momento político.

Autoritarismo y antidemocracia

El gobierno de Alvaro Uribe Vélez expresa una práctica política autoritaria con rasgos fascistas fundamentada en la concepción de “seguridad democrática”, la cual a su vez, se inscribe en las definiciones teóricas de los manuales anti-terroristas del gobierno de Bush que han servido de “justificación” a las recientes guerras de intervención en Afganistán y en Irak , en el caso de esta última, pasando por encima de la propia legislación de la ONU. Apoyándose en este autoritarismo, el gobierno de AUC, viene desmontando las garantías constitucionales, ha iniciado una negociación que propicia la impunidad con el paramilitarismo y ha aceptado un creciente intervencionismo militar de los Estados Unidos, al punto que ya se iniciaron las negociaciones a propósito de una segunda versión del Plan Colombia. Todos los ciudadanos somos afectados por estas medidas que pretenden limitar al máximo las libertades individuales, otorgando funciones de policía judicial a las fuerzas militares so pretexto de la acción antiterrorista. Estamos presenciando el desmantelamiento del Estado Social de Derecho.

La profundización de las contrarreformas es el eje central de los proyectos de ley presentados por el gobierno al Congreso de la República en las sesiones ordinarias que se iniciaron el 20 de Julio pasado. Las restricciones a la tutela, la reforma de la Corte Constitucional y el Código Penal, y la concentración del poder en manos del presidente de la República. El ordenamiento territorial está diseñado para la simple entrega de porciones de territorio a macroproyectos orquestados por el Banco Mundial y con miras al ALCA. Es contradictorio que estemos presenciando un debate electoral para la elección de alcaldes el 26 de Octubre, cuando, al mismo tiempo, el Acto Legislativo 03 de iniciativa gubernamental, propone la liquidación de una cuarta parte de los municipios, ajustándose a las exigencias del capital transnacional. El proyecto de reelección presidencial, aprobado recientemente en la comisión respectiva del Senado, anuncia una estrategia del uribismo de mediano y largo plazo para prolongar un poder personal mesiánico- antidemocrático, que procura concentrar el grueso de las decisiones públicas en beneficio de los grupos financieros nacionales y extranjeros.

Este estado de cosas no es aceptable para el FSP, que debe, por lo mismo, alistarse para la resistencia democrática y la oposición al régimen. Igualmente, nuestros parlamentarios mantendrán una política de rechazo sistemático a estas iniciativas gubernamentales.

Represión silenciosa y paramilitarismo

El gobierno adelanta una política contrainsurgente que obliga a la sociedad a ejecutarla de manera directa. La redes de informantes, los soldados campesinos, las “obligaciones ciudadanas” para realizar los empadronamientos, confirman este propósito. Esta militarización de la sociedad va en contra de los principio del Derecho Internacional Humanitario que parten de la diferencia, reconocida en convenios internacionales, de diferenciar entre combatientes y no combatientes, la cual ha sido negada públicamente por el propio Presidente de la República. A ello se suma el aumento desproporcionado del gasto militar, el único que no ha sufrido ajuste en el último año. Estas medidas no solucionarán los problemas de orden público, aunque así lo presente la maquinaria informativa oficial y la gran prensa sometida a un ocultamiento mediático programado intencionalmente. Por el contrario, aumentan las desapariciones forzadas, los asesinatos de activistas del Frente y de otros movimientos populares. . Siguen las detenciones masivas y los allanamientos ilegales, en especial en las zonas de ocupación militar.

La negociación con el paramilitarismo, en la forma en que la ha presentado el gobierno, no se encamina a resolver ni el conflicto armado, ni la crisis humanitaria que lo acompaña. El haber abandonado la tesis de que estas organizaciones para reintegrarse a la vida civil debían realizar un “sometimiento a la justicia” en cuanto no eran delincuentes políticos, tesis que incluso fue aceptada por los gobiernos anteriores, lleva, en la práctica, al abandono en la legislación penal del reconocimiento estatal al delito penal, principio mínimo democrático de tradición liberal. La amnistía generalizada, así se camufle con reparaciones simbólicas para los delitos atroces y las violaciones masivas a los derechos humanos, apoyada, de manera desafortunada, por el senador Jaime Dussán del Polo Democrático Independiente en el Congreso de la República constituye una apuesta por la impunidad. Llamamos la atención sobre el hecho de que este es el mismo gobierno que ha presentado una reforma penal que duplica penas para otros delitos y limita las garantías procesales mínimas. Igualmente en el tema de los desplazados no se dice una sola palabra a propósito de la posibilidad de que ellos retornen a los territorios de dónde fueron expulsados con la obvia recuperación de sus parcelas. Más aún, en el acuerdo inicial entre el gobierno y las AUC, no hay una sola alusión al tema de la democratización de la propiedad agraria, cuando, según las propias estadísticas oficiales, la guerra le ha servido al paramilitarismo para concentrar tierra en grandes cantidades en las zonas en dónde tiene presencia.

Además, el paramilitarismo sigue actuando en contra de la oposición política y social. El FSP del Valle acaba de denunciar amenazas contra sus organizaciones y su lista al Concejo de Cali que vienen de estas fuerzas criminales. Hemos conocido muchos casos de detenciones por toda la geografía nacional, de activistas del FSP. Enfáticamente declaramos que no tenemos garantías mínimas para el desarrollo de nuestra campaña electoral por la abstención activa al referéndum y hacia los comicios municipales del 26 de Octubre El FSP y el conjunto de fuerzas políticas y sociales de oposición reclamaremos plenitud de garantías para la actividad electoral y proselitista, incluyendo la conformación de Veedurías públicas internacionales y nacionales.

El FSP se declara partidario de los Acuerdos Humanitarios regionales y nacionales en procura de excluir a la población civil del conflicto armado. Por ello consideramos que de culminar con éxito las negociaciones entre el gobierno y las FARC que se iniciarán en Brasil en los próximos días, con el acompañamiento de la ONU, sobre el tema del canje entre prisioneros de guerra, se abriría una enorme posibilidad en el futuro inmediato a este tipo de acuerdos.

Para el caso de la negociación con el paramilitarismo, el FSP propondrá la conformación de una Comisión de la Verdad para todos los crímenes atroces y las violaciones masivas a los derechos humanos en procura de una reparación moral y judicial a las víctimas. Insistiremos, igualmente, en la expropiación de tierras obtenidas violentamente por los paramilitares para que sean distribuidas sin ninguna condición, en primer lugar, a los desplazados, garantizándoles así un retorno digno y a los campesinos pobres .

La catástrofe económica y social es responsabilidad del gobierno de AUV

La política económica del gobierno de AUV está determinada, en primer lugar, por el llamado acuerdo stand by con el FMI, firmado en Diciembre del año anterior, el cual exige un escenario de sostenibilidad en el manejo del endeudamiento público programando el pago presupuestal de las amortizaciones y los intereses año, para lo cual se incluyó un articulado específico en el Plan de Desarrollo. Esto obliga a reformas tributarias permanentes, las cuales utilizan principalmente la tributación indirecta castigando fiscalmente al conjunto de la población. Durante el actual gobierno hemos presenciado reformas tributarias semestrales. El Ministro de Hacienda acaba de proponer al Congreso otra que aumentaría considerablemente el número de contribuyentes hasta el punto de exigir Registro Tributario a los vendedores informales. Mientras tanto el propio Presidente acaba de oficializar, en su gira por Cúcuta, la propuesta de Zonas Francas de fronteras llamando al capital internacional a que invierta en las mismas con cero impuestos y ofreciendo trabajadores de maquila, jóvenes pagados por horas y a destajo sin ningún derecho laboral . Adicionalmente el referéndum persigue un congelamiento absoluto del gasto público para los próximos años, en línea de continuidad con una política que desde los inicios de la década del noventa, proclama austeridad para garantizar mediante ajustes fiscales el transferir riqueza a los dueños de los bancos nacionales y extranjeros. Llama la atención el intento de colocar impuestos a los pensionados para garantizar, en términos de los propios voceros gubernamentales, el pago de las mesadas, dado un déficit actuarial de $1,6 billones en este rubro para el próximo año. Se trata nada menos que de un proceso de expropiación pública. Además de que durante décadas los gobiernos bipartidistas no le pagaron al ISS el aporte pensional en su condición de patrón de los servidores públicos ($45 billones es el cálculo de este incumplimiento acumulado del Estado), además de que posteriormente estos mismos gobiernos utilizaron el ahorro en aportes de los trabajadores en títulos de deuda pública sin consultarles, ahora que en esta área de la seguridad social se constata una crisis de liquidez, pretenden obtener los recursos de erogaciones fiscales de los propios pensionados. Debe decirse que esta propuesta fiscal, además de inequitativa en lo económico, raya en el cinismo.

La ejecución gubernamental de las directrices fondomonetaristas ha llevado a la eliminación de los activos públicos. Además de las reestructuraciones masivas que obligaron al despido de miles de empleados públicos, el gobierno de AUV, en tan solo una semana, liquidó TELECOM pasando por encima de todas las disposiciones constitucionales y legales, , estableció un nuevo régimen jurídico basado en el esquema de sociedad anónima para ECOPETROL procurando su privatización en el corto plazo, al tiempo, que intenta un laudo arbitral que recorte al máximo las reivindicaciones laborales y transformó el ISS despidiendo un número considerable de trabajadores, incorporando parcialmente otros sin continuidad laboral y oficializando la subcontratación con clínicas privadas del servicio de salud. Lo que sigue, según el recetario del FMI, es la continuación de las privatizaciones en las empresas de servicios públicos locales. La oferta de acciones a la ciudadanía en el caso de la ETB esconde la negociación secreta con ATT y las empresas multinacionales de la comunicación, las cuales fueron igualmente decisivas en la liquidación de TELECOM. Estas multinacionales vienen utilizando evaluadoras y aseguradoras internacionales de riesgo con testaferros colombianos ligados a la clase política, para apropiarse del patrimonio público a costos baratos.

A esta política la acompaña un proceso de crisis industrial urbana y cierre de la inversión agrícola programada por el capital mediante los llamados procesos de apertura económica con el objetivo de convertirnos en compradores de sus excedentes en bienes, lo cual ha producido el mayor índice de desempleo e informalidad en la historia del país. La suma de estos factores explica la catástrofe social que estamos presenciando La CEPAL acaba de reconocer que desde el año 1999 hacia acá ha aumentado el número de pobres absolutos en aproximadamente un millón de personas, que tenemos el más alto indicador en concentración de la riqueza de toda la región y una población de once millones de personas en la indingencia.

Pero, al mismo tiempo, esto es solo el inicio del Tratado de Libre Comercio que en el marco de la negociación bilateral entre Colombia y Estados Unidos se anuncia en un futuro más próximo que el del propio ALCA, profundizando, incluso, las cláusulas de favorabilidad al capital internacional actualmente legisladas por la OMC. Este tratado significará mayor dependencia y miseria para la población, colonización de territorios, negación de derechos ancestrales a las comunidades indígenas y negras, generalización de zonas de inversión con trabajo de maquilas. Para ello se requiere generalizar el terror previniendo futuras protestas sociales y cívicas. Este es el centro de la explicación de la extensión de Plan Colombia. La consigna de que el Plan Colombia es el ALCA armado que empieza a generalizarse en todos y todas las que resisten en América Latina cobra hoy una gran vigencia.

El FSP al declarar su oposición abierta al plan de ajuste fiscal del gobierno de AUV y a la actual reforma tributaria que cursa en el Congreso insiste en la moratoria de la deuda externa y la renegociación de la deuda interna como única salida posible a la actual crisis fiscal que vive el país y en la perspectiva de obtener recursos que posibiliten mejorar el nivel de de vida de la población y el reconocimiento de derechos económicos y sociales. Apoya la tesis , que ha empezado a circular en otros países de la región de conformar un club de deudores. En el caso de las privatizaciones, el FSP insiste igualmente, en la conformación de un gran Frente por la Defensa del Patrimonio Público. Esta unidad de acción de sindicatos y organizaciones populares deberá realizar denuncias internacionales, insistir en la movilización y presentar a la opinión lo grave de la actuación del gobierno de Uribe para la reducción de los ingresos ciudadanos en tarifas de servicios públicos, transporte y demás.

Ante el alarmante crecimiento de la pobreza el FSP llama a diseñar un Plan contra el Hambre que permita integrar las propuestas de las comunidades étnicas y campesinas a propósito de la soberanía alimentaria con las reivindicaciones elementales por mejorar calidad de vida de los movimientos cívicos y del propio movimiento sindical. Por último el FSP declara su abierta oposición al TLC bilateral que ha iniciado el gobierno de Uribe de manera secreta con el capital americano.

3. Reforma política y papel de la izquierda

No hay nada inocente en la reforma política aprobada recientemente. Ella busca impedir las minorías políticas el acceso a organismos legislativos o el poder local, con fórmulas como el umbral y la cifra repartidora que dificultan la obtención de las personerías jurídicas. Tampoco se garantizó un Estatuto de Oposición que garantizara la expresión opositora en los medios de comunicación, tal y como viene ocurriendo en el caso del Referéndum, como tampoco financiamiento estatal de las campañas, entre otras garantías No se favorece así el proceso democrático desde las bases que es semillero de movimientos sociales y políticos como los que conforman el FSP.

Como si fuera poco la propuesta del “Estado comunitario” persigue el que la sociedad, los “de abajo” ejecuten la política neoliberal, intentando negar cualquier posibilidad de autonomía política, de opinión pública diferente a la del Establecimiento. Según esta tesis el sindicalismo debe convertirse en “propositivo”, creando ONGs o cooperativas para contratar con el Estado la ejecución de la política social. La propuesta pretende generalizarse al conjunto de organizaciones que han actuado en la resistencia

Complementario a ello y con una gran presión ejercida por las elites, acompasada por los grandes medios de comunicación, un sector de la izquierda ha terminado por aceptar el papel de ofrecerse como administradora de la actual crisis nacional.. Esta izquierda “realista” tiene voceros significativos en el continente ejemplificados en la actual dirección del Partido de los Trabajadores del Brasil, controlada por Lula, la cual logró la aprobación en el Congreso brasiles de una reforma a la Seguridad Social que ni siquera el anterior gobierno de Cardozo pudo efectivizar. Esta izquierda ha . abandonado la apuesta por la protesta social y por las reivindicaciones de los pueblos. Se equivocan quienes así piensan, porque el FSP, desde su fundación, ha exigido y seguirá exigiendo el cambio social, popular y democrático, la obtención de una democracia sin exclusiones ligada a una solución política, pacífica y negociada del conflicto armado que hemos tenido por tantos años.

Hoy el FSP reafirma estas posiciones sobre la necesidad de la transformación nacional, para lo cual la izquierda en que estamos será de resistencia y de oposición al régimen, no entreguista ni asimilable al sistema dominante reivindicando al tiempo la autonomía política e ideológica de la oposición y las organizaciones sociales a los postulados del “Estado Comunitario”.

4. Resistencia y elecciones

Los hechos más importantes de la coyuntura actual son: la actividad en pro de la abstención activa contra el Referendo Constitucional; y nuestra presencia electoral en los próximos comicios de octubre.

El FSP se ha colocado en filas con la resistencia social y política ante el Referendo, porque éste es una seria amenaza contra los intereses populares. Lo hemos desenmascarado por los terribles efectos que su aprobación produciría en el bienestar de los pueblos, y por las otras razones acogidas por la Confluencia Nacional por la Abstención Activa al cual pertenecemos. La consigna sigue viva de no acercarnos a las urnas el sábado 25 de octubre, decisión a la que se ha sumado el Partido Liberal. Así esperamos dar sepultura a tan nefasta iniciativa en la que también se recogen imposiciones del Fondo Monetario Internacional y perjuicios en los sueldos de los empleados y trabajadores y en las mesadas de los jubilados. Sigamos resistiendo y organizando nuestras campañas explicativas y aclaratorias en todas partes.

Por otro lado, en cuanto a las elecciones próximas, convocamos oportunamente a una Mesa Ejecutiva Nacional ampliada que resultó bien atendida y de gran utilidad. Allí renovamos nuestro compromiso político y acordamos medidas que se han venido cumpliendo, expresadas en 86 avales que fueron expedidos en casi todas las regiones, algunos en alianza con movimientos afines o cercanos como el partido Unidad Democrática, ASI, PTC, MOIR y otros. Acordamos apoyar la candidatura de Lucho Garzón a la Alcaldía de Bogotá. Confiamos en que tenemos candidatos triunfantes, sobre lo cual informaremos a todos los compañeros tan pronto pasen los comicios.

Acogiendo las orientaciones brindadas por el Consejo Nacional de Dirección reunido en marzo, la Mesa Ejecutiva decidió reafirmar la original vocación democrática del FSP, su independencia ideológica y autonomía política, retomar y utilizar su actual personería jurídica hasta el año 2006 y postergar la consideración de ingresar al nuevo partido del Polo Democrático hasta no asegurar las necesarias convergencias programáticas y aclarar las nuevas reglas de juego.

Desafortunadamente no fue posible concertar nada esencial entonces, de tal manera que el FSP decidió seguir su propia marcha. Mientras tanto, con el paso del tiempo es cada vez más claro que el Polo Democrático Independiente es un partido diferente del FSP desde muchos puntos de vista. Hemos saludado su creación al reafirmar nuestra política de unidad de acción, como se ha hecho en algunos sitios. El proceso general de movimientos al que aludimos a continuación, nos permitirá nuevas cercanías y contactos bilaterales que refuercen esta idea organizativa.

De la presente Asamblea esperamos que se discutan estas iniciativas y se determine la posición que nos permita avanzar con firmeza y claridad.

Perspectivas de unidad y de un movimiento de movimientos.

1. El FSP: una propuesta de unidad vigente

Recordemos que el Frente Social y Político surgió como una propuesta de unidad en construcción para el desarrollo de la lucha social y política de masas representadas en sus respectivas organizaciones: sindicatos, movimientos sociales de juventudes, mujeres, negritudes, indígenas, culturales, universitarios, etc. Esta propuesta conserva su vigencia. No ha sido realizada o superada por ningún otro proceso actualmente en curso. El FSP ha tomado la iniciativa en asuntos como el de la Gran Coalición por la Abstención Activa, que es un espacio amplio de coincidencias con un espectro de fuerzas abierto.

Con organizaciones políticas convergentes que no fueron invitadas a ingresar al Polo, pero que son fuerzas significativas de esta izquierda más definida y del sindicalismo, que están a favor de seguir explorando caminos de unidad hemos abierto una agenda de intercambios que seguiremos desarrollando en el futuro inmediato. El ambiente político favorece los reagrupamientos hacia la izquierda y no necesariamente hacia el centro como lo prevé el Polo. La profundidad de la crisis en ciernes, el contenido social de la misma, la opción de potenciar una izquierda social y política centrada en la acción en la perspectiva de un proyecto socialista que consulte nuestras tradiciones indigenistas-comunitarias, que impulse una línea de resistencia democrática y popular a la autocracia uribista, y que se proponga construir un espacio de unidad, frente o como quiera llamarse, donde se reúnan distintos procesos, todo ello lleva a proponer la formación de un gran MOVIMIENTO DE MOVIMIENTOS, bajo una coordinación programática, con una visión de poder, en la perspectiva de un gobierno alternativo y popular cual el FSP puede jugar un valioso papel de estímulo y construcción.

Ya dijimos que en el FSP se expresan corrientes partidarias que se abren a la posibilidad de una sociedad socialista, pensando con cabeza propia. Una sociedad cimentada en principios humanistas y libertarios, en dónde se respete la naturaleza y el medio ambiente, con posibilidades de intercambio iberoamericano con vecinos y otros países, como una alternativa anticapitalista eficaz ante las crisis que el capitalismo vigente, neoliberal y aperturista, viene creando. Conviene ir abriendo más espacios sobre esta renovadora construcción política.

2. Plataforma para impulsar la unidad y reagrupar fuerzas

El FSP puede funcionar como una plataforma impulsora del proceso político que acabamos de describir para construir el nuevo gran movimiento de movimientos. Debemos alistarnos a los efectos del choque del próximo mes de octubre con el régimen, con el Referendo y las elecciones y pensar en las tareas necesarias para llegar a estas metas. Podremos medir los avances que hagamos. Es importante incidir en los jurados de votación y ubicar testigos de mesas y estar alertas ante las tretas y maniobras que se quieran hacer para engañar la opinión.

Los resultados del 25 y 26 de octubre van a aportar elementos nuevos, así como propios del FSP como los de otros grupos, en especial nuestros aliados. Es posible que surjan posibilidades a nivel departamental y regional de avanzada. El FSP debe preparar dos órdenes de iniciativas hacia la coordinación regional con los elegidos populares, preparándose para llegar a ser gobierno en el futuro inmediato.

En primer lugar, hacer una agenda de prioridades y necesidades derivadas del programa regional y de las convergencias, en especial de las Constituyentes departamentales, provinciales y municipales como las que se han realizado en el sur del país, en Antioquia y otros sitios. Hay que rechazar nuevos impuestos y cargas a las regiones, los macroproyectos de la oligarquía, y proponer proyectos imaginativos y creadores.

En segundo lugar, con los que pensemos lo mismo avancemos en la presentación de la iniciativa del movimiento de movimientos que devele la política del régimen en diversos campos (agrario, laboral, libertad, derechos humanos, ALCA, paz, intervención militar, etc. En esta forma podríamos desembocar en un encuentro preparatorio, en el que se presenten las experiencias adquiridas y se pongan bases mínimas de organización común, un ENCUENTRO DE LOS COLOMBIANOS Y COLOMBIANAS POR NUEVAS POLITICAS PUBLICAS Y UN NUEVO ESTADO DEMOCRATICO DE DERECHO. Sería el gran paraguas político de las izquierdas colombianas inspiradas en el socialismo autóctono, humanista, ecológico y libertario que se ha venido estudiando y discutiendo en el FSP y en Unidad Democrática recientemente.

En este sentido, el Frente Social y Político debe preservar su existencia, desplegar su fortalecimiento, consolidar su trabajo, ampliar su Mesa Ejecutiva Nacional con fuerzas nuevas, como aquellas que ya integran la Gran Coalición y el Polo Democrático. El FSP debe fomentar y defender las coincidencias en el Parlamento con miras a propiciar un amplio espacio de coordinación congresional. Debe estimular la reorientación activa del sindicalismo, debe apoyar la defensa y organización de las mujeres y jóvenes, las negritudes e indígenas, los campesinos y los trabajadores, los desplazados y desempleados, mirar más allá de lo que tenemos para mejorar nuestra sociedad, nuestro país y nuestro mundo.

Por mandato de la Mesa Ejecutiva Nacional, la Comisión Política:

Daniel Libreros, Jaime Caicedo y Orlando Fals Borda
Bogotá, septiembre 4 de 200

<< Índice de artículos

  • Dirección: Nellys Palomo Sánchez (hasta el número 35 en noviembre de 2001) José Martínez Cruz (a partir del número 36)

    Coordinación: José Martínez Cruz.

    Edición: Ana María Hernández.

    Colaboradores: Edgard Sánchez; Claudia Cruz; Josefina Chávez.

    Traducción de textos: Alberto Nadal.

  Desde los cuatro puntos es una publicación mensual de Convergencia Socialista, Agrupación Política Nacional (apn), registrada en el Instituto Federal Electoral. Registro de la Dirección General del Derecho de Autor (en trámite). Certificado de Título y Contenido (en trámite). Publicación periódica. Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, C.P. 03400, Teléfono 5 90 07 08, México, D.F.