No. 53
(julio-agosto de 2003)

csapn@laneta.apc.org
CORREO DE PRENSA INTERNACIONAL

<< Índice de artículos

Diputados radicales a los militantes del PT

Nota pública a los militantes del PT

1. Consideramos que los ocho meses del gobierno de Lula son abundantes en comprobaciones de que la política del núcleo dirigente del PT ha provocado un cambio brusco en el partido. De oposición más o menos firme al neoliberalismo, el partido se ha transformado en pilar principal de sustento de los planes capitalistas. Se ha integrado completamente al régimen político burgués brasileño, un régimen anti-popular, marcado por la corrupción y el fisiologismo político, por sostener relaciones dependientes con los banqueros internacionales y con el sistema capitalista imperialista dominado por la burguesía norte-americana.

2. Consideramos ese curso del partido irreversible porque la decisión del núcleo dirigente no es la expresión tan solo de un equivoco de trayectoria de una táctica mal pensada o de una correlación de fuerzas que impida otro rumbo. Se trata de una estrategia consciente, asumida, que corresponde a la densa de intereses y privilegios de una casta burocrática en la cual sus principales sectores, vía la gestión del estado burgués, a la administración de los fondos de pensión y las relaciones con grandes empresarios, buscando convertirse directamente en nuevos burgueses. Para eso necesitan un nuevo PT, como lo hizo Tony Blair en Inglaterra cuando creó un nuevo laborismo asociado con los intereses de Washington.

3. Contribuyó para el cambio sin retorno del curso del partido la capitulación da la mayoría de las direcciones de la llamada izquierda petista. El mayor ejemplo de esa rendición sucedió en la votación de la reforma de la seguridad social, cuándo la mayoría de los parlamentares da la llamada izquierda votaron en una contra reforma dictada por el FMI. En algunos casos, la capitulación fue patética. La simple amenaza de expulsión dobló las espaldas de políticos más preocupados en sus carreras políticas de que la defensa de principios como por ejemplo fue el caso de Lindberg Farías. Con el voto de esta izquierda favorable a la reforma, la posibilidad de una resistencia que detuviera la mano dura de las expulsiones fue desaprovechada porque en vez de decenas de votos contra la privatización de la seguridad y los ataques contra los servidores y los jubilados- votos que provocarían una enorme y positiva crisis- apenas tres diputados petistas defendieron la orientación de huelga nacional de los servidores del estado y los derechos de los trabajadores. E el Senado, hasta ahora la única que garantizó que no se curvará fue la senadora Heloísa Helena, manteniendo su coherencia con su reconocido coraje. Coraje y coherencia que la convirtieron en la principal referencia de la izquierda brasileña después que Lula inició su gobierno burgués y que para completar declaró hace poco que nunca fue de izquierda. Las próximas reformas, en armonía con la desastrosa política económica de superávit primario y pago de la deuda, seguirán en la misma línea neoliberal. Ya está para ser votada la reforma tributaria que transforma en permanente el CPMF, desvía los 20% del DRU para hacer superávit primario y concentra el presupuesto e las manos de la Unión, dificultando la vida de estados y municipios, no acabando con las desigualdades regionales tan prometidas por el Presidente Lula. Viene la ley de quiebras, la reforma de las leyes de trabajo para privilegiar los más ricos, y la autonomía del Banco Central, que de hecho ya es dominado por los banqueros vía Henrique Meirelles. Las consecuencias han sido el desempleo crónico, la caída de la recaudación, del consumo, el congelamiento salarial y el aumento de la dependencia.

4. Como Tony Blair, para terminar de imponer el New PT, el núcleo dirigente del partido decidió expulsar a la izquierda que resiste de modo decidido a la política del gobierno de defensa de los intereses burgueses. No se preocupan en desacatar sin el mínimo respecto los propios estatutos del partido para llevar a cabo su plan. Primero convocaron una Comisión de Ética para juzgar a los parlamentares por delito de opinión. Después, aplican una expulsión blanca, sin deliberación del Directorio Nacional, suprimiendo los derechos de los parlamentares (Heloísa Helena, Luciana Genro y João Fontes) de integrar la bancada del partido en el Senado y en la Cámara) Finalmente, usan la media nacional y la propia prensa del partido para divulgar la expulsión sin siquiera existir un parecer de la Comisión de Ética, parecer que ya debería haberse emitido de acuerdo con las normas estatutarias. Sus intenciones son claras: forzar nuestra salida del partido sin la necesidad de expulsión, o expulsar con el mínimo impacto.

5. Declaramos con firmeza que no facilitaremos el trabajo de los nuevos defensores políticos de los intereses burgueses de nuestro país. No dejaremos el partido antes de la expulsión. Nos sumaremos a la exigencia de la Senadora Heloisa Helena de que la Comisión de Ética emita su parecer y el Directorio Nacional lo juzgue inmediatamente o que sean anuladas todas las acusaciones y propuestas de expulsión. Sabemos que las constantes postergaciones también visan impedir al pueblo de Alagoas de votar en Heloísa Helena para la prefeitura de Maceió y denunciamos esa maniobra. Reiteramos la exigencia a un Encuentro Nacional inmediato del partido. Si un Encuentro Nacional de los militantes del partido evaluase el curso trazado por la dirección, no tendríamos otra salida que abandonar el PT. Pero eso no ocurrió. Y se ocurriera después de las expulsiones de nada servirá.

6. Sabemos que todas las demandas democráticas no son respetadas por el núcleo dirigente del PT. Ellos van a seguir sin apelar a la decisión de las bases partidarias hoy consultadas por encuestas hechas por la IBOPE- y por lo tanto nada nos lleva a creer que nuestra expulsión blanca sea revertida. Así, al mismo tiempo en que mantenemos nuestras exigencias, aceleramos la acción para la construcción de una alternativa política para los trabajadores y el país. Esa necesidad no responde apenas al hecho de que la democracia en el PT está siendo destruida. Si no también al abandono por parte del núcleo dirigente del partido de las banderas históricas del PT. Ese abandono quiebra el vínculo del partido con millares de simpatizantes y militantes petistas y con intereses de millones de trabajadores. La huelga de los servidores públicos federales fue la principal expresión de esa ruptura en curso, pero no la única. Innumerables intelectuales históricamente ligados al partido sacaron la misma conclusión de millares de servidores públicos: el PT está defendiendo los intereses capitalistas. Por eso, en contraste con el parlamento y con el Directorio Nacional, son centenas de millares de amigos, simpatizantes y militantes del PT que apoyan las posiciones de los llamados radicales. Es de ese apoyo que la dirección del PT tiene miedo.

7. En Río de Janeiro, donde hacemos este acto público, la anunciada entrada en el Partido Socialista Brasilero (PSB) de Vladimir Palmeira, fundador del PT y uno de los principales símbolos de la izquierda carioca, es por otra vía expresión de la ruptura en el partido y una confirmación de que la disputa de los rumbos del PT es una imposibilidad evidente. Por eso, los que no aceptan la política de la dirección petista, los que rechazan la entrada en siglas de partidos burgueses, sean o no siglas de alquiler. Los que tampoco aceptan apenas engordar algún partido de izquierda que no reúne las condiciones para convertirse en un polo de unidad de los socialistas y luchadores brasileros, deben tener la responsabilidad de discutir una alternativa. A ese desafío estamos lanzados.

8. Nuestra responsabilidad es organizar la resistencia de los petistas y la construcción de una nueva alternativa con esos millares de luchadores que dicen no al New PT. En primer lugar discutiremos exhaustivamente con los militantes petistas, con los dirigentes sindicales luchadores y los activistas sociales cual es la alternativa que necesitamos. Decidiremos junto con ellos la Senadora Heloísa Helena cuales son los caminos a seguir. No es demás recordar que la opinión de Heloísa es para nosotros de enorme importancia. La apoyaremos y la acompañaremos si su decisión fuera disputar la prefeitura de Maceió y estaremos con ella exigiendo la democracia en el partido en el tiempo que nos fuera posible mantener de pié esa exigencia. E ese sentido, nuestra propia expulsión y nuestro limite, como es el limite de millares de petistas que afirmaron con nosotros el "Manifiesto de Urgencia contra el hambre, la miseria y el desempleo". Así, como hemos afirmado innumerables veces, después de la expulsión no iremos a bajar nuestras banderas ni hacer nuestras valijas rumbo a la pasividad política. Vamos a mantener y profundizar nuestros vínculos con esos millares de luchadores sociales que no cambiaron de lado. Vamos a llamar a la construcción de una nueva herramienta política, un nuevo partido anticapitalista, antiimperialista, democrático, de lucha y de clase, que incluya la pluralidad de la izquierda socialista incorporando a todos los sectores que quieran participar del PT como los compañeros del PSTU que ya han llamado a la construcción de un nuevo partido.

9. Defendemos que ese nuevo partido sea anticapitalista porque estamos convencidos que o capitalismo apenas reserva mas miseria y hambre, amenazando la existencia de la propia especie humana. Que sea antiimperialista porque el imperialismo es la expresión máxima de la fuerza destructiva del capital, su lógica bélica y parasitaria llevada a las últimas consecuencias. Nuestro país o rompe con el imperialismo, con el Fondo Monetario Internacional, con el ALCA y construye e lazos de solidariedad con otros países, particularmente en la América Latina, con Cuba, con a Venezuela, con Argentina etc, o está condenado a una condición cada vez más próxima de la condición colonial.

10. Para la construcción de esa herramienta tenemos una gran ventaja que facilita la unidad de los socialistas. Sus bases programáticas ya están lanzadas e inclusive una parte de ellas firmemente asumidas por un sector expresivo de la clase trabajadora. Las banderas levantadas por la clase trabajadora y que el PT levanto en estos veinte anos son bases sólidas para comenzar la construcción de ese partido. A defensa de las huelgas, del aumento de los salarios, de la reducción de la jornada de trabajo sin reducción de salarios, la defensa de las ocupaciones de tierra y de la reforma agraria, la lucha contra el FMI y contra el ALCA, la bandera del no pago de la deuda externa y de la estatización del sistema financiero, la solidariedad internacionalista, en fin, en el país hay una acumulación de medidas concretas, de banderas programáticas de transición al socialismo, que solo pueden ser implementadas con el enfrentamiento contra el capitalismo y el imperialismo. Banderas que garantizan, sin interminables discusiones, la base programática para poner de pie una herramienta política en un tiempo relativamente rápido.

11. Un nuevo partido debe privilegiar la lucha y acción directa de los trabajadores y no las elecciones. Como decía el PT, "sólo con lucha la vida va a cambiar", aunque no puede despreciar la lucha política en todos los espacios, entre ellos el electoral. Al final, apartado de cualquier control sobre la propiedad y la producción - origen primero del poder en una sociedad capitalista - la clase trabajadora no conseguirá encontrar el camino del cambio simplemente por la participación electoral y por la ocupación de espacios en el aparato del Estado. Solo habrá transformación social si rompemos con esa "democracia" del capital, para instituir un orden verdaderamente democrático, de la clase trabajadora - comprendida como todos los que dependen apenas de su trabajo para sobrevivir, lo que incluye hoy el conjunto de los asalariados, pero también a millones de precarizados y desempleados. Defendemos también que un nuevo partido debe aprender de las lecciones del PT y vacunarse contra lo que fue su principal falla: la colaboración de clases. En ese sentido, además de un partido de lucha, es preciso un partido que rechace la concepción de la colaboración de clases el gobierno común con la burguesía y asuma la defensa de la movilización de masas para construir un nuevo Estado basado en la auto-organización democrática de los trabajadores y sectores populares, esto es, construir un verdadero gobierno de los trabajadores y para los trabajadores.

12. Otro antídoto determinante para evitar el curso tomado por el PT, y una necesidad elemental de la construcción de una herramienta efectivamente nueva, es la cuestión democrática. En un partido democrático de verdad la base tiene que tener plenas condiciones de organizarse para debatir la política del partido y para controlar los dirigentes y las figuras públicas del partido. Para eso, en primer lugar, es preciso núcleos militantes y organismos de decisión soberana a la cual todos deben estar sometidos. Los militantes deben ser los que deciden a través de encuentros y congresos soberanos que no pueden ser olímpicamente no respetados como hace la dirección del PT con las resoluciones de los Congresos y Encuentros Nacionales del partido, ni substituidos por previas o plebiscitos. Por último, mas no menos importante, un partido capaz de unir los luchadores y la izquierda socialista en las condiciones actuales de nuestro país debe respetar sus distintas tradiciones y sensibilidades, con proporcionalidad en la conformación de la dirección y libertad de debate en su interior

13. Sin eso, la fragmentación de las fuerzas socialistas es inevitable y perderemos una enorme oportunidad de construir un polo de referencia a la izquierda en el país. Ese polo, con seguridad que con la aceleración de los conflictos de clase se verá obligado a responder a nuevos y mayores desafíos. Pero el desafío que se abre ahora, el desafío que asumimos abiertamente como tarea presente cuando la expulsión fuera confirmada, es iniciar la construcción de esa nueva herramienta. No nos quedaremos de brazos cruzados ni nos contentaremos con debates. Vamos a construir con todos los que quieran, con todas las fuerzas políticas de izquierda, con activistas sindicales, estudiantiles, populares y campesinos, en este año y en el año 2004 un movimiento que busque apoyar las clases explotadas y oprimidas, incentivar su organización independerte y junto a esas fuerzas buscar los apoyos necesarios para poner en pie en el país un nuevo partido. Tratando de ganar influencia en los movimientos sociales, colaborando con los luchadores anticapitalistas de otros países, conquistando la legalidad e interviniendo en las luchas para presentar al país una alternativa socialista.

 

Luciana Genro PT/RS

Babá PT/PA

João Fontes PT/SE

<< Índice de artículos

  • Dirección: Nellys Palomo Sánchez (hasta el número 35 en noviembre de 2001) José Martínez Cruz (a partir del número 36)

    Coordinación: José Martínez Cruz.

    Edición: Ana María Hernández.

    Colaboradores: Edgard Sánchez; Claudia Cruz; Josefina Chávez.

    Traducción de textos: Alberto Nadal.

  Desde los cuatro puntos es una publicación mensual de Convergencia Socialista, Agrupación Política Nacional (apn), registrada en el Instituto Federal Electoral. Registro de la Dirección General del Derecho de Autor (en trámite). Certificado de Título y Contenido (en trámite). Publicación periódica. Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, C.P. 03400, Teléfono 5 90 07 08, México, D.F.