No. 38
(abril del 2002).

csapn@laneta.apc.org
CORREO DE PRENSA INTERNACIONAL

<< Índice de artículos

Declaración de la Cuarta Internacional

Contra el despliegue de tropas estadounidenses en Filipinas

Ante la intervención directa de las tropas de Estados Unidos en Mindanao, Filipinas:

1. La declaración de la presidente Arroyo con el objetivo de resolver el conflicto en Mindanao se ha convertido en una campaña militar a fondo respaldada por Estados­ Unidos. En enero del 2002, la admi­nistración de Arroyo aprobó el despliegue de 660 soldados norteamericanos en la provincia de Basilán, en Mindanao. Se trata del mayor despliegue estadounidense en la “guerra global contra el terrorismo” fuera de Afganistán. La presidente ha dicho que las tropas llegaron para preparar los ejercicios militares conjuntos llamados “Balikatán 2002” con el propósito de mejorar las técnicas antiterroristas de los soldados filipinos. Sin embargo, dichos ejercicios militares durarán seis meses, lo que viola el Tratado de Defensa Mutua y Acuerdo de Fuerzas Visitantes.

2. El despliegue militar estadounidense tiene otro propósito abierto más, combatir al Grupo Abu Sayyaf (GAS), supuestamente ligado a la red terrorista internacional Al-Qaida. Sin embargo, Estados Unidos es el único que ha establecido un lazo entre el GAS y Al-Qaida, para lo cual carece de pruebas contundentes. Pero el grupo Abu Sayyaf es la actualidad poco más que una cuadrilla local de bandidos que se dedica a raptar rehenes y cobrar rescates y que usa métodos terroristas como parte de tal proyecto (aunque antes era un grupo que pugnaba por el renacimiento islámico).

3. Estados Unidos no se ha limitado al envío de tropas a Mindanao; lo ha acompañado de poderosos armamentos. Además, amenaza con enviar armamento aún más sofisticado para el establecimiento de un comando militar estadounidense en Basilán, lo que forma parte de un plan de conjunto más amplio. Así, la presencia militar estadounidense en Mindanao no será temporal sino continua (aunque se establecerá allí ahorrándose los gastos que implicaría el mantenimiento de bases permanentes en el archipiélago filipino) aunque esto viole claramente la constitución filipina. La meta es tener control sobre los países del Sureste asiático y avanzar estratégicamente, a pequeños pasos, hacia China.

4. La campaña antiterrorista en Minda­nao dirigida por Estados Unidos es en realidad una guerra de contrainsurgencia que indudablemente involucrará y lesionará a la población civil de la provincia de Basilán y de muchas partes del país. Las tropas estadounidenses y las Fuerzas Armadas de Filipinas conducirán operativos militares conjuntos contra los llamados grupos terroristas, pero tal cosa no se limitará a la provincia de Basilán. Se extenderá a todas las islas de Mindanao. Actualmente, las operaciones militares no sólo han tenido por objetivo a Abu Sayyaf, sino también a otros grupos armados en Mindanao. Esto tan sólo puede empeorar la crisis política y social por la que está pasando Mindanao.

5. Mindanao es un elemento clave de las políticas neoliberales del gobierno filipino, que se ha sometido plenamente a las condiciones impuestas en el marco de las Zonas de Crecimiento del Este de Asia - Brunei, Indonesia, Malasia y Filipinas (BIMP-EAGA, por sus siglas en inglés). La ofensiva militar con apoyo estadounidense en Mindanao no sólo se dirige contra Abu Sayyaf, sino que busca aplastar a todos los grupos revolucionarios y aterrorizar a los activistas y militantes que luchan contra la globalización neoliberal. El establecimiento de tropas norteamericanas en Mindanao forma parte de un plan capitalista global para consolidar plenamente las políticas neoliberales del BIMP-EAGA, como uno de los acuerdos de libre comercio regionales en Asia.

Por tanto, la Cuarta Internacional condena totalmente el despliegue de tropas de Estados Unidos en Filipinas. Los actos irresponsables del gobierno filipino actual, ponen en peligro los intereses nacionales del país. Específicamente, la intervención estadounidense amenaza el bienestar y las vidas de la población civil de Mindanao (los tres pueblos: Moro, cristiano y pueblos indígenas). Debemos construir una campaña mundial de solidaridad para defender el derecho elemental del pueblo filipino a vivir libre de tales amenazas. Hacemos un llamado a los movimientos sociales, grupos revolucionarios y organizaciones de derechos humanos en todas partes a expresar su oposición a la nueva presencia de Estados Unidos en Filipinas y a la guerra global encabezada por Estados Unidos, que ahora se ha extendido a la región del Sureste asiático­.

Condenamos las actividades terroristas de GAS y de otros grupos fundamentalistas y derechistas. Aún más, sin embargo, debemos condenar la intervención directa de las fuerzas de Estados Unidos en Filipinas.

Comité Ejecutivo Internacional
28 de febrero, 2002.

<< Índice de artículos

  • Dirección: Nellys Palomo Sánchez (hasta el número 35 en noviembre de 2001) José Martínez Cruz (a partir del número 36)

    Coordinación: José Martínez Cruz.

    Edición: Ana María Hernández.

    Colaboradores: Edgard Sánchez; Claudia Cruz; Josefina Chávez.

    Traducción de textos: Alberto Nadal.

  Desde los cuatro puntos es una publicación mensual de Convergencia Socialista, Agrupación Política Nacional (apn), registrada en el Instituto Federal Electoral. Registro de la Dirección General del Derecho de Autor (en trámite). Certificado de Título y Contenido (en trámite). Publicación periódica. Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, C.P. 03400, Teléfono 5 90 07 08, México, D.F.