No 31
(mayo del 2001)

csapn@laneta.apc.org
CORREO DE PRENSA INTERNACIONAL

<< Índice de artículos

Análisis

“Ni calco ni copia”: Che Guevara en búsqueda de un nuevo socialismo Michael Löwy

En un artículo publicado en 1928, José Carlos Mariategui —el ver- dadero fundador del marxismo latinoamericano— escribía las seguientes palabras: “No queremos ciertamente, que el socialismo sea en América calco y copia. Debe ser creación heroica. Tenemos que dar vida, con nuestra propia realidad, en nuestro propio lenguaje, al socialismo indoamericano. He aquí una misión digna de una generación nueva”.1 No fue escuchada su advertencia: en este mismo año empezó el movimiento comunista latinoamericano a caer bajo la influencia del paradigma stalinista, que impuso, durante casi medio siglo, el calco y la copia de la ideología de la burocracia soviética y de su llamado “socialismo real”.

No sabemos si el Che conocía este texto de Mariategui; posiblemente si lo había leído, puesto que su compañera Hilda Gadea le había prestado los escritos de Mariategui durante los años que precedieron la revolución cubana. De alguna manera se puede considerar que buena parte de su reflexión y de su práctica política, sobre todo en los años ‘60, tenía como objetivo salir del callejón sin salida a que llevaba la imitación servil del modelo soviético y del Este europeo. Sus ideas sobre la construcción del socialismo son una tentativa de “creación heroica” de algo nuevo, la búsqueda —interrumpida e inacabada— de un paradigma de socialismo distinto, y en muchos aspectos radicalmente opuesto a la caricatura burocrática “realmente existente”.

De 1959 hasta 1967, el pensamiento del Che ha evolucionado mucho. Él se alejó cada vez más de las ilusiones iniciales acerca del socialismo soviético y del estilo soviético, es decir, del modelo stalinista del marxismo. En una carta de 1965 a un amigo cubano él critica duramente el “seguidismo ideológico” que se manifiesta en Cuba por la edición de manuales soviéticos para la enseñanza del marxismo. Estos manuales —que el llama “ladrillos soviéticos”— “tienen el inconveniente de no dejarte pensar: el Partido ya lo hace por tí y tú lo debes digerir”.2 Se percibe de manera cada vez más explícita, sobre todo en sus escritos a partir de 1963, el rechazo al “calco y copia” y la búsqueda de un modelo alternativo, la tentativa de formular otra vía al socialismo, más radical, más igualitaria, más fraternal, más humana, más consecuente con la ética comunista.

Su muerte, en octubre de 1967 va a interrumpir un proceso de maduración política y desarrollo intelectual autónomo. Su obra no es un sistema cerrado, un planteamiento acabado que tiene respuesta para todo. Sobre muchas cuestiones como la democracia en la planificación, la lucha contra la burocrácia, etcétera, su reflexión es incompleta.3

El motor esencial de esta búsqueda de un nuevo camino —más allá de cuestiones económicas específicas— es la convicción de que el socialismo no tiene sentido y, por lo tanto, no puede triunfar si no representa un proyecto de civilización, una ética social, un modelo de sociedad totalmente antagónico a los valores de individualismo mesquino, de egoísmo feroz, de competición, de guerra de todos contra todos, de la civilización capitalista; este mundo en el cual “el hombre es el lobo del hombre”.

La construcción del socialismo es inseparable de ciertos valores éticos, contrariamente a lo que plantean las concepciones economicistas —de Stalin hasta Kruschov y sucesores— que sólo consideran “el desarrollo de las fuerzas productivas”. En la famosa entrevista con el periodista Jean Daniel (julio de 1963) el Che planteaba, en lo que ya era una crítica implicita al “socialismo real”: “El socialismo económico sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo contra la enajenación [...] si el comunismo pasa por alto los hechos de consciencia, podrá ser un método de reparto, pero no es ya una moral revolucionaria”.4

Si el socialismo pretende luchar contra el capitalismo y vencerlo en su propio terreno, en el terreno del productivismo y del consumismo, utilizando sus proprias armas —la forma mercantil, la competición, el individualismo egoísta— esta condenado al fracaso. No se puede decir que Guevara previó el derrumbe de la URSS, pero de alguna manera el tuvo la intuición de que un sistema “socialista” que no tolera la divergencia, que no representa nuevos valores, que trata de imitar a su adversario, que no tiene otra ambición que “alcanzar y superar” la producción de las metrópolis capitalistas, no tiene futuro.

El socialismo para el Che era el proyecto histórico de una nueva sociedad, basada en valores de igualdad, solidaridad,colectivismo, altruismo revolucionario, libre discusión y participación popular. Tanto sus críticas —crecientes— al “socialismo real” como su práctica como dirigente y su reflexión sobre la experiencia cubana estan inspirados por esta utopía —en el sentido que le da Ernst Bloch a este concepto— comunista. Tres aspectos traducen concretamente esta aspiración de Guevara y su búsqueda de un nuevo camino: la discusión sobre los métodos de gestión económica, la cuestión de la libre expresión de divergencias y la perspectiva de la democracia socialista. El primero ocupaba, obviamente, el lugar central en la reflexión del Che; los otros dos —que estan estrechamente interconectados— son mucho menos desarrollados, con lagunas y contradicciones. Pero no dejan de estar presentes en sus preocupaciones y en su práctica política.

1. Los métodos de gestión económica

Se trata de la célebre discusión de 1963-64 sobre varios aspectos de la planificación, en confrontación con partidarios del modelo soviético —el Ministro del Comercio Exterior Alberto Mora, el director del Instituto Nacional de Reforma Agraria Carlos Rafael Rodriguez— sostenidos por el conocido economista marxista francés, Charles Bettelheim. Los planteamientos de Ernesto Guevara —que recebieron el apoyo del economista marxista belga (y dirigente de la IVa Internacional) Ernest Mandel— constituyen una crítica radical —al principio implícita, después explícita— al “socialismo real”. Los principales aspectos del modelo del este europeo a que se oponía el Che eran:5

  • la ley del valor como ley objetiva de las economías de transición al socialismo, tesis de Stalin defendida por Charles Bettelheim;
  • la mercancía como base del sistema productivo;
  • la competencia —entre empresas o entre trabajadores— como factor de incremento de la productividad;
  • métodos de incentivo y distribuición más bien individuales que colectivos;
  • privilegios económicos para los gestionarios y administradores;
  • criterios mercantiles en las relaciones económicas entre países socialistas.

En su famoso “Discurso de Argel” (febrero de 1965) Ernesto Guevara llamaba a los países que se reclamaban del socialismo a “liquidar su complicidad tácita con los países explotadores de Occidente”, que se traducía en las relaciones de intercambio desigual que llevaban con los pueblos en lucha contra el imperialismo. Para el Che “no puede existir socialismo si en las conciencias no se opera un cambio que provoque una nueva actitud fraternal frente a la humanidad, tanto de indole individual, en la sociedad que se construye o esta construido el socialismo, como de indole mundial en relación a todos los pueblos que sufren la opresión imperialista”.6

Analiza en su ensayo de marzo de 1965, El socialismo y el hombre en Cuba los modelos de construcción del socialismo, vigentes en Europa oriental, el Che rechazaba la concepción que pretendia “vencer al capitalismo con sus propios fetiches”: “Persiguiendo la quimera de realizar el socialismo con la ayuda de las armas melladas que nos legara el capitalismo (la mercancía tomada como celula económica, la rentabilidad, el interés material individual como palanca, etcétera), se puede llegar a un callejón sin salida... Para construir el comunismo, simultáneamente con la base material hay que hacer al hombre nuevo”.7

Uno de los principales peligros del modelo importado de los países del Este europeo es el incremento de la desigualdad social y la formación de una capa privilegiada de tecnócratas y burócratas: en este sistema de retribución, “son los directores quienes ganan cada vez más. Basta ver el último proyecto de la RDA, la importancia que adquiere la gestión del director, o mejor, la retribución de la gestión del director”.8

El fondo del debate era una confrontación entre una visión economicista —la esfera económica como sistema autónomo, regido por sus proprias leyes, como la ley del valor o las leyes del mercado— y una concepción política del socialismo, es decir la toma de decisiones económicas —las prioridades productivas, los precios, etcétera— según criterios sociales, éticos y politicos.

Las propuestas económicas del Che —la planificación versus el mercado, el sistema presupuestario de financiamento, los incentivos colectivos o “morales” tenían como objetivo la búsqueda de un modelo de construcción del socialismo fundamentado en estos criterios y, por tanto, distinto del soviético.

Hay que añadir entre tanto que Guevara no logro tener una idea clara de la naturaleza del sistema burocrático stalinista, siguió —en mi opinión— una pista equivocada, buscaba en la NEP, más que en el Thermidor stalinista, el origen de los problemas y las limitaciones de la experiencia soviética.9

2. La libertad de discusión

Un aspecto político importante de la discusión económica de 1963-64, que merece ser subrayado, es el hecho mismo de la discusión. Es decir, el planteamiento de que la expresión pública de desacuerdos, es normal en el proceso de construcción del socialismo. En otras palabras, la legitimación de un cierto pluralismo democrático en la revolución.

Esta problemática se encuentra implícita sólo en el debate económico. Guevara nunca desarrollo ésta de forma explícita o sistemática, y sobre todo, no la relacionó con la cuestión de la democracia en la planificación. Pero su actitud, en varias ocasiones en el curso de los años 60, fue favorable a la libertad de discusión en el campo revolucionario,y al respeto de la pluralidad de opiniones.

Un ejemplo interesante es su comportamiento hacia los trotskistas cubanos, cuyos análisis no compartía en lo absoluto (los criticó duramente en varias ocasiones). En 1961, en una entrevista con un intelectual de izquierda norteamericano, Maurice Zeitlin, Guevara denunció la destrucción por la policía cubana de las placas de La Revolución Permanente de Trotsky como un “error” y algo que “no debió suceder”. Y años más tarde, poco antes de dejar Cuba en 1965, logra sacar de la cárcel al dirigente trotskista cubano Roberto Acosta Hechevarría, le declara al momento de despedirse con un abrazo fraternal: “Acosta, las ideas no se matan a palos”.10

El ejemplo más tajante es su respuesta —en un informe de 1964 a sus compañeros del Ministerio de la Industria— a la crítica sobre “trotskismo” que le echaran algunos soviéticos: “A este respecto, creo que o poseemos la capacidad de destruir con argumentos la opinión contraria o debemos dejarla expresarse... No es posible destruir una opinión con la fuerza, porque ello bloquea todo desarrollo libre de la inteligencia. También del pensamiento de Trotsky se puede tomar una serie de cosas, incluso si, como creo, se equivoco en sus conceptos fundamentales, y si su acción ulterior fué erronea...”.

11 Tal vez no sea casualidad que la defensa más explícita de la libertad de expresión y la crítica más directa de Guevara al autoritarismo stalinista se manifiesta en el terreno del arte. En su conocido ensayo El socialismo y el hombre en Cuba (1965) denuncia el “realismo socialista” de factura soviética como la imposición de una sola forma de arte: la “que entienden los funcionarios”. Con este método, subraya, se “anula la auténtica investigación artística”, y se pone una verdadera “camisa de fuerza a la expresión artística”.12

3. La democracia socialista

Aunque el Che nunca llegó a elaborar una teoría acabada sobre el papel de la democracia en la transición socialista —tal vez la principal laguna de su obra—, rechazaba las concepciones autoritarias y dictatoriales que tanto daño hicieron al socialismo en el siglo XX. A los que pretenden, desde arriba, “educar el pueblo” —falsa doctrina ya criticada por Marx en las “Tesis sobre Feuerbach” (“quien va a educar al educador?”)— el Che contestaba, en un discurso de 1960: “La primera receta para educar al pueblo ...es hacerlo entrar en revolución. Nunca pretendan educar un pueblo, ¿para que? ¿por medio de la educacion solamente? ¿y con un gobierno despótico encima. Enseñele, primero que nada, a conquistar sus derechos, y ese pueblo, cuando esté representado en el gobierno, aprenderá todo lo que se le enseñe, y mucho más: será el maestro de todos sin ningún esfuerzo”. En otras palabras, la sola pedagogía emancipadora es la autoeducación de los pueblos por su propia práctica revolucionaria —o como lo planteaba Marx en la Ideología Alemana, “en la actividad revolucionaria, el cambio de sí mismo coincide, con la modificación de las condiciones”.13 En el mismo sentido van unas notas críticas de 1966 a un manual de economía política soviético, que contienen esta formulación política precisa y tajante: “El tremendo crimen histórico de Stalin [fue] el haber despreciado la educación comunista e instituido el culto irrestricto a la autoridad”.14

El principal límite es la insuficiencia de su reflexión sobre la relación entre democracia y planificación. Sus argumentos en defensa de la planificación y en contra de las categorías mercantiles son muy importantes y ganan una nueva actualidad delante de la vulgata neo-liberal que domina hoy, con su “religión del mercado”. Pero dejan a un lado la cuestión política clave: ¿Quién planifica? ¿Quién decide de las grandes opciones del plan económico? ¿Quién determina las prioridades de la producción y del consumo? Sin una verdadera democracia, es decir, sin: a) pluralismo politico; b) libre discusión de las prioridades y c) libre opción de la población entre las diversas proposiciones y plataformas económicas propuestas —la planificación se transforma inevitablemente en un sistema burocrático, autoritario e ineficaz de “dictadura sobre las necesidades”—, como lo demuestra abundantemente la historia de la ex-URSS. En otras palabras: los problemas económicos de la transición al socialismo son inseparables de la naturaleza del sistema político. La experiencia cubana de los últimos treinta años revela, también ella, las consecuencias negativas de la ausencia de instituciones democrático/socialistas —aún si Cuba logro evitar las peores aberraciones burocráticas y totalitarias de los otros Estados del llamado “socialismo real”—.

Este debate tiene que ver, por supuesto, con el problema de las instituciones de la revolución. Guevara rechaza la democracia burguesa, pero —a pesar de su sensibilidad antiburocrática e igualitaria— está lejos de tener una visión clara de la democracia socialista. En “El socialismo y el hombre en Cuba” el autor reconoce que el Estado revolucionario puede equivocarse, provocando una reacción negativa de las masas que lo obliga a rectificar (el ejemplo que cita es la política sectaria del Partido bajo el liderazgo de Anibal Escalante en 1961-62). Pero, reconoce, “es evidente que el mecanismo no basta para asegurar una succesión de medidas sensatas y que falta una conexión más estructurada con la masa”. En un primer momento, él parece encontrar una solución en una vaga “interrelación dialéctica” entre los dirigentes y la masa. Entretanto, algunas páginas adelante confiesa que el problema esta lejos de haber encontrado una solucion adecuada, permitiendo un control democrático efectivo: “Esta institucionalidad de la Revolución todavía no se ha logrado. Buscamos algo nuevo (...).“15

Sabemos que en los últimos dos años de su vida Ernesto Guevara avanzó mucho en su toma de distancia hacia el paradigma soviético, en su rechazo del “calco y copia” del “socialismo real”. Pero una buena parte de sus últimos escritos son todavía inéditos, por razones inexplicables. Entre estos documentos se encuentra una crítica radical al Manual de Economía Política de la Academia de Ciencias de la URSS, redactada en 1966. En un artículo publicado en 1996, Carlos Tablada —autor de un libro importante sobre el pensamiento económico del Che— cita algunos párrafos de este documento, al cual tuvo accesso (pero no la autorización de publicarlo integralmente). Uno de ellos es muy interesante, porque demuestra que en sus últimas reflexiones políticas Guevara se acercaba a la idea de una democracia socialista, de una planificación democrática en la que sea el pueblo mismo, los trabajadores, “la masa ” (para utilizar su terminología), los que tomen las grandes decisiones económicas:

“En contradicción con una concepción del plan como decisión económica de la masas conscientes de los intereses populares, se ofrece un placebo, en cual sólo los elementos económicos deciden del destino colectivo. Es un procedimiento mecanicista, anti-marxista. Las masas deben de tener la posibilidad de dirigir su destino, de decidir cual es la parte de la producción que irá a la acumulación y la parte que será consumida. La técnica económica debe operar en los límites de estas indicaciones y la consciencia de las masas debe asegurar su implementación.”16

Las balas de los asesinos de la CIA y de sus socios bolivianos interrumpieron en octubre de 1967 este trabajo de “creación heroica” de un nuevo socialismo revolucionario, de un nuevo comunismo democrático.

 

Notas

  1. . J. C. Mariategui, “Aniversario y Balance”, in Ideología y Política, Lima, Biblioteca (Amauta No. 17, septiembre 1928) Amauta, 1971, p. 249

  2. Esta carta hace parte de los materiales del Che que siguen inéditos y no han sido, hasta ahora, publicados en Cuba. La cita Carlos Tablada en su artículo “Le marxisme du Che Guevara”, Alternatives Sud, vol. III, 1996, 2, p.168.

  3. Fernando Martínez Heredia tiene razón en subrayar: “Lo incompleto del pensamiento del Che... tiene incluso aspectos positivos. El gran pensador esta ahí, señalando problemas y caminos, mostrando modos, exigiendo a sus compañeros pensar, estudiar, combinar práctica y teoría. Resulta imposible, cuando se asume realmente su pensamiento, dogmatizarlo y convertirlo en otro bastión especulativo y otro recetario de frases”. “Che, el socialismo y el comunismo”, en Pensar el Che, Centro de Estudios sobre América-Editorial José Marti, La Habana 1989, tomo II, p. 30. Véase también el libro con el mismo título de Fernando Martínez Heredia, Che, el socialismo y el comunismo, La Habana, Premio Casa de las Américas, 1989.

  4. In L'Express, 25 de julio del 1963, p. 9.

  5. No puedo, en el cuadro de este artículo, presentar de forma más desarrollada esta discusión económica; traté de hacerlo en el segundo capítulo de mi libro El pensamiento del Che Guevara, México, Siglo XXI, 1971.

  6. Ernesto Che Guevara, Obras 1957-1967, París, François Maspero, 1970, tomo II, p. 574.

  7. Obras, II, pp. 371-72.

  8. E. Che Guevara, “Le plan et les hommes”, Oeuvres, París, Maspero, 1972, vol. VI, Textes Inédits, p. 90.

  9. Este planteamiento es muy visible en el ensayo de economía política que redactaba Guevara en 1966, del cual cita Carlos Tablada algunos extractos en su artículo “Le marxisme du Che Guevara”. Tiene razón Janette Habel al observar que Guevara ponía “demasiado énfasis en la crítica económica de las deformaciones stalinistas, en el peso de las relaciones mercantiles y no suficientemente sobre el carácter policial y represivo del sistema político soviético”.

<< Índice de artículos

  • Dirección: Nellys Palomo Sánchez (hasta el número 35 en noviembre de 2001) José Martínez Cruz (a partir del número 36)

    Coordinación: José Martínez Cruz.

    Edición: Ana María Hernández.

    Colaboradores: Edgard Sánchez; Claudia Cruz; Josefina Chávez.

    Traducción de textos: Alberto Nadal.

  Desde los cuatro puntos es una publicación mensual de Convergencia Socialista, Agrupación Política Nacional (apn), registrada en el Instituto Federal Electoral. Registro de la Dirección General del Derecho de Autor (en trámite). Certificado de Título y Contenido (en trámite). Publicación periódica. Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, C.P. 03400, Teléfono 5 90 07 08, México, D.F.