No. 24
(octubre-diciembre
de 2003)

 

<< Índice de artículos

Declaración política del Foro Internacional los Derechos de la Mujeres en los Acuerdos Comerciales

8 y 9 de septiembre de 2003 Cancún, Quintana Roo, México.

Nosotras las mujeres participantes de Alemania, Argentina, Austria, Bélgica, Bolivia, Brasil, Bulgaria, Canadá, Colombia, Costa Rica, Cuba, Chile, Dinamarca, Ecuador, El Salvador, España, Estados Unidos, Filipinas, Francia, Gran Bretaña, Guatemala, Guyana, Holanda, India, Irlanda, Israel, Italia, Jamaica, Japón, Corea, México, Mongolia, Paraguay, Palestina, Perú, Senegal, Suiza, Sur África, Tailandia, Turquía, Uganda y Venezuela

DECLARAMOS:

Que la quinta conferencia ministerial de la Organización Mundial del Comercio en Cancún, se da en un contexto mundial marcado por un ambiente de guerra, militarización y unilateralismo en diversas regiones del mundo.

Que las grandes potencias económicas y las corporaciones multinacionales han desplegado nuevas estrategias de condicionamiento y presión a los países en desarrollo a través de acuerdos regionales y bilaterales que ahondan las desigualdades y desventajas que impactan negativamente a las comunidades, a los pueblos indígenas, y particularmente a las mujeres.

Que las negociaciones de la OMC y los tratados de libre comercio vulneran los derechos humanos, económicos, sociales y culturales de mujeres consignados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y en múltiples convenios internacionales.

Que los pueblos menos favorecidos del mundo se encuentran en una situación de indefensión jurídica debido al estatus desigual que adquieren estos acuerdos comerciales. Mientras que para los países en desarrollo adquieren carácter constitucional no es así para las grandes potencias económicas Una vez que los acuerdos. son firmados resulta muy difícil cancelarlos.

Que los temas que se discuten en la quinta conferencia ministerial impactan negativamente y de manera drástica la calidad de vida de las mujeres del planeta.

La agricultura es una actividad y forma de vida fundamental para el desarrollo de los países ya que constituye el medio de sostenimiento de miles de millones de personas y familias. Además, es la base de la soberanía y seguridad alimentaria y se relaciona con los saberes y riquezas aportados y protegidos durante miles de años por las mujeres.

La privatización de los servicios públicos traslada los costos sociales de la reproducción a las mujeres. Los servicios de salud, educación, agua y otros, son responsabilidad pública de los gobiernos y por lo tanto no pueden ser convertidos en simples mercancías por los acuerdos de la OMC.

Los tratados sobre propiedad intelectual relacionados con el comercio, usurpan los derechos de las comunidades sobre sus recursos naturales y los conocimientos tradicionales de las mujeres indígenas; favorece la privatización de los recursos genéticos y la biodiversidad, inhiben el desarrollo científico y tecnológico de los países en desarrollo y otorgan supremacía a las ganancias de las grandes transnacionales.

Que no deben abrirse a la negociación los llamados “nuevos temas” tales como inversión, competencia, compras gubernamentales, y facilitación del comercio, porque conducirán al empobrecimiento de los países en desarrollo y contribuirán a generar mayores obstáculos a la superación de la desigualdad de género.

Que las mujeres promoveremos una agenda alternativa de globalización que ponga en el centro los derechos humanos, económicos, sociales y culturales de las mujeres en la que:

• Se garantice la soberanía y seguridad alimentaria de las naciones, se reconozca el papel preponderante de las mujeres en la producción agropecuaria y se transformen las relaciones de género que permitan el pleno ejercicio de la ciudadanía de las mujeres.

• Se establezca la preeminencia de los acuerdos y convenios internacionales relativos a derechos humanos, ambientales, laborales, sexuales y reproductivos por encima de reglas y tratados comerciales.

• Se promueva la instrumentación de instancias y mecanismos que apunten a formas de gobernabilidad democrática entre las naciones y sobre todo los países en vías de desarrollo rescaten su derecho a la soberanía. Estos mecanismos deberán garantizar formas equitativas de participación para las mujeres.

El Foro Internacional de los Derechos de las Mujeres en los Acuerdos Comerciales hace un llamado a los gobiernos de los países a no firmar acuerdos que atenten contra la calidad de vida de las mujeres.

Convocamos al Foro de los Pueblos por una Alternativa frente a la OMC a que se sume a esta declaración y haga suyas las demandas de las mujeres que constituimos el 70% de los pobres del mundo.

Cancún, Quintana Roo, México

9 de septiembre 2003

<< Índice de artículos

Directora:
Josefina Chávez

Edición:
Ana María Hernández.

Comité Editorial:
Fanny D'Argence, Rocío Duque, Liz Maier,Sylvia Marcos, Marcela Lagarde, Sara Lovera, Nellys Palomo.