No. 22
(abril-junio
de 2003)

 

<< Índice de artículos

Aniversario

Un proyecto feminista de izquierda 1997-2003

Josefina Chávez

Como un proyecto de convergencia entre feminismos de izquierda dio inicio esta publicación de Cuadernos Feministas en el año de 1997. Forma parte de un proyecto editorial de Convergencia Socialista-Agrupación Política Nacional que también incluye las revistas Convergencia Socialista y Desde los Cuatro Puntos, cuyo objetivo es converger y debatir con personas y agrupamientos de las diversas izquierdas que mantienen viva la vigencia del pensamiento socialista en nuestro país y en el mundo.

El Comité Editorial está integrado por Claudia Cruz, Fany D' Argence, Rocío Duque, Liz Maier, Marcela Lagarde, Sara Lovera, Sylvia Marcos y Nellys Palomo.

Al iniciar está aventura expresabamos: “Para las participantes de este esfuerzo era importante motivar propuestas y discusiones teóricas que vinculasen posiciones socialistas y feministas en un intento de ir más allá del dogmatismo o de una visión mecanicista que persistió en la década de los setentas”.

En 1997 pensábamos que después del gran camino andado, además del impacto de las ideas feministas y del desarrollo del movimiento amplio de mujeres, así como la incorporación de la perspectiva de género en las políticas públicas, habían influido en las distintas corrientes ideológicas y habían permeado a algunos partidos políticos, de esta forma se ganó en pluralidad y legitimidad a nivel social y político.

Pero también reflexionabamos que la historia y la experiencia del movimiento de mujeres y feminista dejaba una lección muy clara: sólo la acción propia e independiente de las mujeres lograría los cambios necesarios y no esperar, que en su nombre, otros actores políticos lo harán. Por ello lo que nos mueve es contribuir a la elaboración de una política feminista acorde a los nuevos tiempos.

Estamos conscientes que dentro del feminismo y del movimiento amplio de mujeres se presenta un importante debate e intercambio de ideas donde nos interesa aportar y participar desde Cuadernos Feministas.

Teníamos muy claro que el esfuerzo debía ser plural, para que la nueva publicación feminista fuera punto de encuentro y diálogo entre mujeres con orígenes distintos.

“No podemos visualizar un cambio democrático si no se integra el punto de vista de las mujeres. Nos motiva pues un profundo deseo de amanecer un día en donde todo sea distinto, donde una nueva cultura política sea palpable, distinta, justa, diversa, realidad a la que aspiramos. Es aquí donde se sitúa nuestro compromiso vital.”

En estos casi seis años las páginas de Cuadernos Feministas (la “Cuaderna”como ha sido bautizada en el camino por las integrantes del comité editorial) han sido plataforma para la difusión y análisis de diversos procesos, de resolutivos, de declaraciones e iniciativas de agrupamientos y campañas nacionales e internacionales del movimiento feminista y amplio de mujeres.

Podemos decir, también, que la revista nació profundamente impactada por el emergente movimiento de mujeres indígenas, así lo expresan las siguientes palabras de Nellys Palomo:

El que algunas feministas fueran llamadas como asesoras para la mesa de diálogo o que algunas decidiéramos participar proporcionando el apoyo a organizaciones de mujeres indígenas, no fue tarea fácil, pues tuvimos en contra la oposición, la desconfianza, los cuestionamientos de los hombres, pero también de otras mujeres.

“ Recuperar, escuchar y repensar todas esas voces que se expresaron a favor o en contra, en plena efervescencia del movimiento zapatista, nos llevó a las feministas a mirar con otros ojos a las mujeres indígenas y a darnos cuenta que también formaban parte de este movimiento amplio de mujeres, y que al igual que muchas de nosotras, buscan cambiar su situación de opresión que viven dentro de sus pueblos.

Es obvio que en estos últimos cuatro años muchas mujeres indígenas han dejado de ser “personas-objetos” sin capacidad de elección y sometidas a los mandatos de los otros, para ser personas creativas con capacidad de tomar decisiones y transformar su realidad, es decir, como dice Pablo Freire, han empezado a tener una conciencia reflexiva y a ser “personas sujeto” hacedoras de la historia y la cultura de sus pueblos, buscando objetivar su realidad y conocerla de una manera critica, sobre lo que son sus usos y costumbres, planteando los cambios que se tienen que dar.”

También hemos documentado los procesos de participación política de las mujeres: cuotas, porcentajes de representación, pactos entre candidatas, análisis con distintos enfoques en torno a las dificultades que enfrentan las mujeres para transitar y lidiar en el ámbito privado y público.

Se ha realizado un seguimiento puntual y permanente del caso de las mujeres asesinadas y desaparecidas en Ciudad Juárez; así como del proceso accidentado de la construcción del Parlamento de Mujeres.

Se han abordado temas poco tocados en otras publicaciones como la condición de las mujeres en el Islam, rescatando la diversidad que las integra y las constituye.

Sobre el movimiento feminista latinoamericanos nos dedicamos a realizar las crónicas de los dos últimos encuentros.

Se ha denunciado el impacto devastador de las guerras en la vida de las mujeres; además algunas colaboradoras han enriquecido la cultura ética feminista proponiendo nuevos enfoques para dar vigencia al pensamiento feminista de izquierda. Hemos tratado de mantener uno hilo continuo para rescatar la memoria de las ancestras, las que nos antecedieron y nos dejaron acervos y abrieron caminos.

En muchas ocasiones dimos la palabra a movimientos, como el caso de las mujeres de Afganistán, publicando distintos comunicados de la RAWA; a la Red de Solidaridad de Mujeres contra la Guerra, las “mujeres de negro”; la Marcha Mundial de las Mujeres; la Red por la Salud en el Distrito Federal, la Red Nacional de Periodistas y muchos otros.

Sin duda el proceso de trabajo, discusión, consenso y de necesaria tolerancia y solidaridad han enriquecido nuestra visión feminista, a partir del reconocimiento de los otros feminismos, de los muy variados feminismos con los que convivimos.

La lista de agradecimientos es muy larga, primeramente a nuestra editora Ana María Hernández López, a todas las integrantes del Comité Editorial, a las y los diseñadores que han constribuido con una propuesta visual, a los que han colaborado con fotografías, grabados, ilustraciones, a todas las colaboradoras y colaboradores, y por supuesto a las y los lectores que han apoyado este proyecto que nos ha dado la permanencia, ¡gracias!

 

<< Índice de artículos

Directora:
Josefina Chávez

Edición:
Ana María Hernández.

Comité Editorial:
Fanny D'Argence, Rocío Duque, Liz Maier,Sylvia Marcos, Marcela Lagarde, Sara Lovera, Nellys Palomo.