No. 19
(abril-junio de 2002)

 

<< Índice de artículos

Entró en vigor reglamento del D.F.para autorizar abortos legales en el ministerio público

Lourdes Godínez y María Huerta(CIMAC)

Con la reciente entrada en vigor del reglamento de ministerios públicos (MP) para la autorización de abortos legales, el Distrito Federal se coloca como la entidad más avanzada en esta material, afirmó Martha Juárez, coordinadora de enlace del Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE). Esta ley aclara los mecanismos a seguir por parte de los MP para hacer efectiva las cinco causales legales que permiten la interrupción del embarazo: violación, grave daño a la salud de la madre, inseminación artificial no consentida, peligro de muerte y malformaciones congénitas.

Como se recordará en agosto del año pasado la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó la reforma al Código Penal en materia de aborto, propuesta por la entonces jefa de gobierno Rosario Robles. Sin embargo, quedaron pendientes los mecanismos jurídicos y médicos para que las mujeres del Distrito Federal lograran acceder a este derecho.

Por lo que el pasado mes de abril la Secretaría de Salud del Distrito Federal publicó en la gaceta oficial la circular GDF-SSDF/02/02 en la cual se garantiza la atención médica en los hospitales del DF a aquellas mujeres que decidan interrumpir un embarazo por alguna de las causales permitidas en el Código Penal. Este fue el primer paso para que las mujeres hicieran efectivo el derecho al aborto legal.

Quedaba pendiente la reglamentación para los MP, la cual se logró el pasado 11 de julio con la publicación del el acuerdo A/004/2002 que obliga a los agentes ministeriales a brindar a las mujeres agredidas sexualmente información expedita, imparcial y eficaz sobre los riesgos y consecuencias de la interrupción del embarazo, en un ambiente de amabilidad y responsabilidad para que ésta decida de manera libre y responsable la interrupción o no del mismo.

Asimismo, señala el acuerdo, el MP tendrá 24 horas a partir de la denuncia ya sea por violación o inseminación no consentida, para autorizar la interrupción del embarazo.

El embarazo deberá ser comprobado por una institución del sector salud sea pública o privada, en tal caso la mujer deberá expedir una solicitud para interrumpirlo, si se trata de una menor de edad deberá presentarse la autorización expresa de quien tenga su tutela, custodia legal o patria potestad.

Una vez acreditados los requisitos anteriores, el agente del Ministerio público expedirá por escrito la autorización para la interrupción del embarazo a la institución del sector salud del Distrito Federal quien está obligada a dar cumplimiento a dicha autorización.

El titular de la Fiscalía Central de Delitos Sexuales apoyará a los agentes del Ministerio público que tengan a su cargo la responsabilidad de dar estas autorizaciones y supervisará el seguimiento y cumplimiento de los casos.

Por lo que respecta a la circular GDF-SSDF-0202 de la Secretaría de Salud,ésta establece los lineamientos para el personal médico de los hospitales públicos o privados en la interrupción del embarazo con el fin de garantizar servicios de atención médica de calidad a las mujeres embarazadas a las que sea necesario realizar este procedimiento.

El Código Penal del Distrito Federal vigente establece como interrupción legal del embarazo aquella que se realiza hasta la semana 20 de gestación en condiciones de atención médica segura cuando la continuación del embarazo represente un grave riesgo para la salud física o síquica de la madre comprobado por el médico especialista y estén respaldados por una segunda opinión.

Otra causa para interrumpir legalmente un embarazo es por anomalías genéticas o congénitas que puedan ocasionar daños físicos o mentales en el feto.

Si la mujer interrumpió de manera intencional el embarazo, los médicos estarán obligados a atenderla, lo mismo cuando sea una interrupción no intencional.

En cuanto al personal médico, la circular refiere que éste podrá solicitar a la usuaria los originales de los dictámenes médicos que fundamenten el o los motivos por los cuales se debe interrumpir el embarazo así como la autorización expedida por el agente del Ministerio público quien deberá informar la causa: violación o inseminación no consentida.

Además obliga a los médicos y paramédicos a brindar un trato digno a la usuaria y respetar la confidencialidad del caso así como brindarle la mejor atención durante su estancia hospitalaria.

El médico que, argumentando razones de conciencia, se rehusara a realizar el aborto, deberá canalizar a la usuaria con otro médico para que éste lo practique con los documentos previamente señalados.

<< Índice de artículos

Directora:
Josefina Chávez

Edición:
Ana María Hernández.

Comité Editorial:
Fanny D'Argence, Rocío Duque, Liz Maier,Sylvia Marcos, Marcela Lagarde, Sara Lovera, Nellys Palomo.