No. 18
(enero-marzo
de 2002)

 

<< Índice de artículos

¿Qué financiación… para qué desarrollo?

La financiación para el derecho a un desarrollo sustentable con equidad.
Contribución de la Marcha Mundial de Mujeres al Foro Global

Monterrey, México, 14-17 de marzo 2002

El presente texto está destinado a las personas y a los organismos participantes al Foro Global de ONGs: “La financiación para el derecho a un desarrollo sustentable con equidad” que se realizará algunos días antes de la Conferencia oficial de Naciones Unidas de financiación para el desarrollo.

Nuestra presencia en este importante evento quiere ser una contribución, desde la perspectiva de la Marcha Mundial de Mujeres, que se sume a las importantes contribuciones, análisis y propuestas de las ONGs y Redes de sociedad civil presentes en las diferentes “carpas-temáticas” del Foro.

El Foro Global significa, para nosotras, un espacio importante de:

• educación popular y de refuerzo y consolidación de las alianzas entre las ONGs y Redes participantes en el Foro Global;

• denuncia del mundo en el cual vivimos, construido en torno a un modelo de desarrollo puramente económico y militar;

• presión, dirigida hacia los participantes de la Conferencia oficial para incidir en las decisiones de las políticas económicas de financiación;

• propuestas alternativas al modelo de desarrollo desde nuestra perspectiva feministas, solidaria y ecológica, es decir propuestas del mundo en el cual queremos vivir, reunidas en torno a las reivindicaciones de la Marcha.

1) Breve presentación de la Marcha Mundial de Mujeres

La Marcha Mundial de Mujeres es una iniciativa de la Federación de Mujeres de Quebec, que muy pronto recibió la adhesión de unos 6, 000 grupos de mujeres de 161 países en el mundo.

Durante el año 2000 realizamos una serie de acciones nacionales y de movilizaciones mundiales que culminaron el 17 de Octubre del 2000 con 25 grandes marchas en diferentes paises, una marcha delante de las Instituciones Financieras Internacionales en Washington y una marcha en Nueva York delante de las Naciones Unidas.

Las porta-voces de la Marcha han tenido reuniones con el Presidente del Banco Mundial J. Wolfensohn y el Director General del FMI, H. Köhler. En esa oportunidad, han denunciado con energía y sin ambigüedades los fundamentos capitalistas, neoliberales y patriarcales de sus políticas, los impactos de los Programas de Ajuste Estructural y de la deuda externa impuestos a los países del Sur y del Este, en lo que se refiere al aumento catastrófico de la pobreza y de la violencia ejercida contra las mujeres, presentándoles al mismo tiempo, las reivindicaciones de la Marcha Mundial de Mujeres, exigiendo cambios de rumbo radicales al modelo de desarrollo impuesto por la mundialización económica actual.

120 representantes de las Coordinaciones Nacionales de la Marcha han tenido un encuentro con la Vice Secretaria General de las Naciones Unidas, Louise Frechette, que a último momento reemplazó al Secretario General de Naciones Unidas, Kofi Annan retenido en el Medio Oriente y diversos funcionarios del organismo.

Luego de entregarle 5 084 568 firmas recogidas en el mundo entero donde se pedían medidas concretas para “eliminar la pobreza y asegurar una distribución equitativa de la riqueza mundial entre los ricos y los pobres, entre los hombres y las mujeres y eliminar la violencia ejercida contra las mujeres y asegurar la igualdad entre las mujeres y los hombres”, las delegadas denunciaron, como en los encuentros anteriores, la situación mundial en relación al aumento de la pobreza y de la violencia contra las mujeres y presentaron las reivindicaciones políticas de la Marcha Mundial de Mujeres.

Todo lo relacionado con la Marcha Mundial de Mujeres y las 17 reivindicaciones mundiales, puede ser consultado en el sitio web: www.ffq.qc.ca/marche2000

Debido a la ausencia casi total de respuesta a nuestras reivindicaciones de parte de nuestros gobiernos nacionales, de las Naciones Unidas, de las Instituciones Financieras Internacionales y debido también al aumento sin precedentes de la pobreza y de la violencia contra las mujeres, el 6 de octubre del 2001 en el III Encuentro Internacional realizado en Montreal, hemos reafirmado la necesidad de continuar con la Marcha Mundial de Mujeres.

2) El modelo de desarrollo actual concebido en términos solamente económicos y militares

En los textos preparatorios oficiales de la Conferencia internacional de financiación para el desarrollo no figura en ninguna parte un análisis critico del actual modelo de desarrollo. Al contrario. Es evidente que no se pretende modificar los fundamentos del mismo, sino más bien avanzar en la misma dirección. El objetivo de la Conferencia Internacional de Naciones Unidas está centrado únicamente en los aspectos financieros del desarrollo. Porque éste es justamente el eje del modelo: el desarrollo está concebido en términos solamente económicos (luego de los atentados del 11 de septiembre de 2001 el elemento militar del modelo de desarrollo se ha visto alarmantemente aumentado).

Recordemos brevemente que en la Conferencia Internacional de Bretton Woods (del 1 al 22 de julio de 1944) los ganadores de la Segunda Guerra Mundial crearon las Instituciones multilaterales: el BM, el FMI, el GATT, hoy OMC, las cuales tenían un rol determinante a nivel internacional, imponiendo al mundo un sistema financiero global que tenía como fundamento el desarrollo económico como sinónimo de paz y prosperidad.

Casi 60 años despues, el mismo modelo se aplica

Y la aplicación de ese modelo de desarrollo económico a conducido al siguiente resultado global: 80% de la población mundial dispone de menos del 20% de los recursos del planeta y 70% de las personas empobrecidas en el mundo son mujeres.

Podríamos también afirmar sin equivocarnos que los aspectos fundamentales de ese modelo se aplican desde hace 500 años, con las consecuencias desastrosas que conocemos sobre las poblaciones autóctonas del planeta y sobre el equilibrio ecológico.

Durante la Asamblea del Milenio, 191 jefes de Estado de todos los países miembros, reunidos en las Naciones Unidas del 6 al 8 de septiembre del 2000, adoptaron un texto capital en el cual decidieron, entre otras cosas:

• reducir a la mitad, desde ahora hasta el año 2015, la proporción de la población del planeta que vive con menos de 1 $ por día y que vive con hambre;

• reducir a la mitad y en la misma fecha el número de personas que no tienen acceso al agua potable;

• siguiendo siempre con la misma fecha, todos los niños y las niñas tendrán acceso a los estudios primarios en forma igualitaria;

• se habrá reducido –la mortalidad materna- 2/3 la mortalidad de los niños menores de 5 años en relación a las tasas actuales;

• se habrá invertido la progresión del VIH/Sida y se asistirá a los niños huérfanos por el sida; se habrá controlado el paludismo;

• desde ahora hasta el 2020, 100 millones de personas habrán dejado de vivir en casas miserables y vivirán dignamente…

Hoy constatamos, con mucho pesar, que sin cambios radicales en la arquitectura social, cultural, política y económica mundial, esta declaración será una de buenas intenciones.

Organizaciones no gubernamentales europeas han declarado que será imposible erradicar la pobreza de la mitad de las personas que viven con menos de 1$ por día desde ahora al 2015 (alrededor de 650 millones) porque ninguna medida se ha tomado en esa dirección.1

La Marcha Mundial de Mujeres denuncia el modelo de desarrollo actual construido en torno a un sistema de dominación económica, único impuesto en todo el planeta: el capitalismo neoliberal.

Denuncia también la perpetuación de un sistema de dominación cultural, social y político hacia las mujeres: el patriarcado, vigente desde hace miles de años, que condiciona y marca las relaciones entre los hombres y las mujeres, consagrando el poder masculino y provocando violencias y exclusiones.2

Sistemas que obedecen a reglas y a lógicas diferentes pero que se nutren y se refuerzan mutuamente.

3) Elementos indispensables de un desarrollo sustentable con equidad

Las mujeres de la Marcha Mundial marchamos y nos movilizamos para poder vivir en un mundo en donde:

• el ser humano esté en el centro de las preocupaciones;

• los derechos fundamentales de las mujeres sean reconocidos como inseparables de los derechos humanos universales;

• el modelo de desarrollo económico busque la creación de la riqueza y el mejoramiento de las condiciones materiales de la vida de todos les seres humanos;

• el aspecto social tenga en cuenta un nivel adecuado de educación, de salud, de trabajo, de alimentos esenciales, de habitación y de seguridad durante la vejez, para todos los seres humanos sobre la tierra, corrigiendo particularmente el desequilibrio de las relaciones de poder entre los hombres y las mujeres, en concordancia con los derechos humanos reconocidos en la Declaración Universal de los Derechos Humanos de Naciones Unidas de 1948;

• el aspecto político tenga en cuenta además del respeto de los derechos fundamentales de todos los seres humanos ya mencionados, una forma de democracia de representación y de participación igualitaria entre las mujeres y los hombresl, del derecho a la autodeterminación de los pueblos, particularmente de los pueblos autóctonos y del respeto al medio ambiente;

• el aspecto cultural considere la pluralidad de las culturas y su reconocimiento como un valor fundamental, que confiere a las comunidades humanas su identidad y su dignidad;

• el aspecto espiritual que se refiere a los símbolos y creencias de los pueblos debe ser respetado, pero no debe ser impuesto a los demás.

4) Propuestas alternativas de financiación de un desarrollo sustentable con equidad

Ciertamente no existe un modelo prefabricado para reconfigurar el mundo, ni un modelo de desarrollo ya terminado. Sabemos que miles de grupos populares y, particularmente de mujeres, actualmente y en todo el planeta trabajan y contribuyen a desarrollar alternativas realizables, como por ejemplo:

• un comercio justo: ¿Quién dijo que los “alter-mundialistas” rechazan el comercio? Desde siempre los seres humanos han intercambiado bienes y servicios. Pero las formas de intercambiar pueden ser diferentes a las impuestas por los países del G8 o la OMC. Nosotras queremos comercializar según las reglas del comercio justo. Ya existen iniciativas, como el comercio justo del café, por ejemplo, que están indicando un camino a seguir. La iniciativa de financiar un Plan Marshall para África que será debatida en el próximo G8 en Canada, puede ser una excelente iniciativa. Pero afirmamos enérgicamente que sólo podrá constituir una iniciativa interesante si las reglas comerciales y financieras que rigen el comercio actualmente cambian y se modifican en forma radical, donde todas y todos se beneficien y se respete el equilibrio ecológico. Sólo así se podrá financiar el desarrollo de los países del Tercer Mundo.

• inversiones socialmente productivas y ecológicamente responsables:

No negamos la necesidad de disponer de capitales y de inversiones pero deben ser destinados a financiar un desarrollo humano con equidad. Porque las mujeres de la Marcha Mundial tenemos otra concepción de la riqueza, de la producción, del consumo, del trabajo. Tenemos una concepción solidaria de la economía.

¿Por qué esos capitales e inversiones están concentrados en las manos de algunas personas o corporaciones multinacionales? ¿Por qué los capitales pueden circular libremente, ir y venir dónde y cómo quieren? ¿Por qué están invertidos masivamente en la especulación?

Numerosos economistas tanto masculinos como femeninos afirman que es posible que haya inversiones productivas y no especulativas, orientadas hacia el desarrollo local, nacional y regional, centradas en las necesidades de las poblaciones, sometidas al respeto integral de las normas de trabajo de la OIT y de las diversas convenciones y protocolos que protegen los derechos humanos y del medio ambiente y cuyas orientaciones son debatidas democráticamente por las ciudadanas y los ciudadanos que, de esa manera, pueden decidir del tipo de desarrollo que quieren, más respetuoso del medio ambiente.

5) Medidas urgentes y a corto plazo que deben ser adoptadas por los responsables políticos y económicos mundiales para la financiación de un desarrollo con equidad y para atacar las causas estructurales de la pobreza y de la violencia hacia les mujeres

Las siguientes son algunas de las medidas urgentes y a corto plazo propuestas por la Marcha Mundial de Mujeres que forman parte de la plataforma política integrada por las 17 reivindicaciones mundiales que impulsamos y por las cuales estamos dispuestas a marchar hasta obtenerlas:

• la anulación de la deuda de los países del Tercer Mundo, teniendo en cuenta principios de responsabilidad, de transparencia de la información y de imputabilidad. La deuda del Tercer Mundo es el nuevo rostro del colonialismo. Los países del Sur han pagado varias veces sus “dudas” remitiendo al Norte más de lo que recibieron. Esta deuda es ilegal, ilegítima e inmoral. Y todo lo que los países ricos proponen como solución es una raquítica Iniciativa para los Países Pobres muy Endeudados (PPTE). Esta iniciativa mantiene intactas las reglas de juego del sistema económico mundial, manteniendo a los países empobrecidos por ese mismo sistema y por los préstamos condicionados por las Instituciones Financieras Internacionales, en una relación de dependencia y de empobrecimiento sin salida.

Es necesario anular la deuda para liberar el desarrollo y poner fin a la hemorragia de riqueza dirigidas hacia el Norte y, con el dinero así recuperado, encontrar las fuentes para financiar un desarrollo sustentable con equidad;

• la aplicación inmediata de medidas como la taxación de transacciones financieras internacionales (en particular el impuesto Tobin). Convenimos que esta medida aplicada en forma aislada no podrá solucionar en forma definitiva el problema de la especulación financiera y de las disparidades entre los países. Pero pemitirá, junto a otras proposiciones de taxación del capital con las cuales hasta economistas liberales están de acuerdo, la obtención de fuentes de financiamiento importantes, que serán destinadas al desarrollo social, del cual las mujeres deberán ser las primeras en beneficiarse siendo que son las personas más empobrecidas del sistema.

A esta medida hay que agregarle otras para eliminar TODA la criminalidad financiera, como la anulación de los paraisos fiscales, el secreto bancario, el blanqueo de dinero, etc;

• la inversión del 0,7 % del producto nacional bruto (PNB) de los países ricos en la ayuda a los países en desarrollo y la aplicación de la fórmula 20/20 entre los países donantes y los países receptores de la ayuda internacional.

Tampoco estas medidas de “ayuda” (?) ya viejas en el tiempo y nunca aplicadas en las proporciones que los mismos paises ricos habían decidido, podrán ofrecer una alternativa a largo plazo, pero si proporcionar recursos suplementarios para un financiamiento urgente y a corto plazo. Más que una ayuda se trataría de “una reparación”;

• el fin de los programas de ajuste estructural y el fin de las compresiones y de los recortes de los presupuestas sociales y de los servicios públicos.

• Exigimos verdaderas “transformaciones estructurales” tanto para las poblaciones del Sur del planeta como del Norte, que permitirán romper con la espiral fatal del endeudamiento y el empobrecimiento del 80 % de sus habitantes;

• exigimos medidas inmediatas para asegurar la igualdad entre los hombres y las mujeres y poner fin a la violencia hacia las mujeres.

Toda solución para las mujeres de la Marcha Mundial pasa por una transformación de las estructuras sociales, económicas y políticas, pero también y al mismo tiempo, por la modificación de las relaciones de poder entre los hombres y las mujeres, que lleva al cambio de los roles sociales tanto en la vida privada, en las relaciones personales entre los hombres y las mujeres, como en lo que se refiere a la responsabilidad respectiva y compartida de la educación y cuidado de los hijos y las hijas, que reduce a las mujeres al histórico papel de proveedoras del hogar.

Es por eso que en los últimos encuentros mundiales las mujeres nos hemos manifestado claramente y reclamamos la toma en cuenta de la perspectiva de género en todos los acuerdos y en todas las políticas comerciales; el reconocimiento como una riqueza no tenida en cuenta del trabajo no remunerado de las mujeres, como el trabajo realizado al interior de la familia y que se contabilice en el PNB; el reconocimiento del rol económico, social y cultural fundamental de las mujeres en el desarrollo; medidas legislativas y programas nacionales y mundiales para la eliminación de todas las formas de violencias perpetradas contra las mujeres y las niñas; medidas para facilitar el acceso prioritario à la educación, a servicios de guarderías; a la formación técnica, al crédito, a la tierra; medidas que garanticen el acceso de las mujeres y de los grupos de mujeres a las estructuras de poder político y económico.

En cada uno de estos temas existen innumerables alternativas viables y exitosas. Solo falta la voluntad política de ponerlas, de aplicarlas de manera sistemática.

• a más largo plazo, la Marcha Mundial lucha por el establecimiento de “una organización política mundial, no monolítica, dotada de autoridad sobre la economía, con una representatividad equitativa y democrática entre todos los países de la Tierra y con una representatividad paritaria entre las mujeres y los hombres.”3

Consideramos esencial el vincular y subordinar las Instituciones Financieras Internacionales y la Organización Mundial del Comercio a una Organización de las Naciones Unidas trasformada radicalmente. Instituciones económicas, comerciales y financieras internacionales deben estar sometidas al control político de las Naciones Unidas así trasformadas, para hacer que se respeten los derechos humanos, los cuales, en la jerarquía de las normas internacionales, son superiores a los intereses económicos y comerciales.4

Seguiremos luchando para la que la voz y el poder de las mujeres, mantenidas demasiado tiempo bajo silencio, se escuchen y que las mujeres estén presentes de manera paritaria en todas las instancias internacionales decisorias.

6) En conclusión

Consideramos importante e inestimable la oportunidad que nos ha sido ofrecida por el Foro Global para continuar construyendo puentes entre los pueblos del mundo, nutrirnos del pluralismo de nuestras culturas diversas, avanzar con diferentes y complementarias estrategias de presión, movilización, educación popular y cabildeo, reforzarnos mutuamente en el ejercicio de una democracia representativa y participativa, experimentar la igualdad entre los hombres y las mujeres.

Es todo esto lo que deseamos para todos los habitantes del planeta, porque sí, tenemos derecho a un desarrollo humano con equidad!

 

Notas

1. Imposible erradicar la pobreza en 2015: ONG europeas. 31 enero 2002, www.cimacnoticias.com

2. Cuaderno de reivindicaciones mundiales de la MMM, julio 1999, p. 9. Ver sitio de la Marcha.

3. Texto de la reivindicación N° 5 de la Marcha para la eliminación de la pobreza.

4. Véase en el portal del Foro Social Mundial de Porto Alegre II, las diferentes alternativas propuestas. www.forumsocialmundial.org.br

<< Índice de artículos

Directora:
Josefina Chávez

Edición:
Ana María Hernández.

Comité Editorial:
Fanny D'Argence, Rocío Duque, Liz Maier,Sylvia Marcos, Marcela Lagarde, Sara Lovera, Nellys Palomo.