Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, CP 03400, Teléfono 55 90 09 69, México, D.F.

 

<< Índice de artículos

Convocatoria al XI Congreso Nacional del PRT

¡Por la reorganización del PRT en el proceso de reagrupamiento de la izquierda!

Desde antes del X Congreso Nacional del PRT (Partido Revolucionario de los Trabajadores), celebrado el 12 y 13 de junio de 1999 en Cuernavaca, Morelos, hemos discutido sobre las dificultades para la construcción de un fuerte partido marxista revolucionario en México con presencia e influencia de masas y a nivel nacional. Desde hace años hemos querido combinar una orientación de preservación de un núcleo político revolucionario y el programa socialista acorde a las nuevas circunstancias y al mismo tiempo la adopción de mecanismos diversos que, sin sectarismos ni actitudes autoproclamatorias, nos permitiera relacionarnos con los movimientos de resistencia y con militantes de izquierda activos o afiliados a otras opciones partidarias u organizativas. En ese marco hemos buscado apoyar o generar espacios de convergencia política.

--------

Han sido alrededor de catorce años en que con muchas dificultades hemos tratado de desarrollar esta doble orientación: mantener y tratar de enriquecer el programa socialista y una referencia militante organizada, al mismo tiempo que participamos en los movimientos de resistencia que han surgido, buscando relacionarnos y abrirnos a nuevas experiencias de reagrupamiento con militantes en busca de opciones de izquierda. El clima político e ideológico imperante desde la caída del Muro de Berlín ha dificultado este proceso. Al mismo tiempo que la referencia y los paradigmas socialistas se les caían a muchos militantes de la izquierda, o, peor aún, para una nueva generación eran la confirmación del fracaso de la propuesta socialista (resultado de que incluso después de muerta la burocracia estalinista siguió pareciendo a los ojos de muchos como la encarnación del socialismo), primero se abrieron paso formas de hacer política y del tipo de partido marcados por el electoralismo, el clientelismo y el corporativismo, donde la obtención de votos y cargos de elección -en el marco de la alternancia por fin respetada- sin importar programas ni tipo de candidaturas, ni medios para obtenerlos, se impusieron en la conciencia y práctica de muchos militantes que de todos modos se seguían considerando de izquierda. Después hubo una importante reacción a ese clima, estimulado por el levantamiento zapatista de 1994 y la demostración de la actualidad y vigencia de la lucha de clases, de la propuesta revolucionaria, de la evidencia de las desigualdades sociales que los teóricos del fin de la historia pensaban enterrados para siempre. Sin embargo, esta nueva oleada, decepcionada y harta de las ”viejas“ formas de hacer política, evolucionó al rechazo en general de la política, de la lucha política y por supuesto de la necesidad de organizarse partidariamente para luchar por el poder para transformar la actual sociedad injusta.

Después de años en que ha privado una gran confusión, los balances críticos y autocríticas van abriendo la posibilidad de un reencuentro y una nueva convergencia militante de la izquierda revolucionaria, anticapitalista y socialista.

El PRT ha participado e impulsado todo tipo de iniciativas en ese sentido. Desde 1991, con la iniciativa del Movimiento de Refundación Socialista que sirvió de antecedente a la creación de la agrupación política nacional, Convergencia Socialista. También participando y convocando a encuentros y conferencias para discutir la situación de la izquierda y la necesidad del reagrupamiento. Los tiempos empiezan a ser más favorables para esta propuesta. Sin que se vislumbre ya a corto plazo la creación de un nuevo partido socialista y revolucionario producto de estos esfuerzos de reagrupamiento, habrá pasos intermedios o coordinaciones que generen mejores condiciones en ese sentido. Es un proceso que tiene que tomar en cuenta la evolución de corrientes y militantes con diversas experiencias y adscripciones en la actualidad.

El PRT ha planteado que considera que la construcción de un partido revolucionario con influencia de masas y presencia nacional no será el resultado de un proceso de autoconstrucción. Por eso impulsamos y participamos en todos los procesos de reagrupamiento que se dan. Algunos de estos procesos son paralelos, no con los mismos actores, aunque en todos ellos el PRT trata de participar.

El proceso está abierto y es difícil en la actualidad fijar plazos certeros y definidos para su concreción e incluso es difícil pensar en un momento fundacional, quizá lo que ocurran serán pasos sucesivos en el reagrupamiento. Mientras tanto pensamos que de todos modos es necesario mantener y fortalecer un cuadro militante que ofrezca esta referencia política propia de la izquierda socialista y que concientemente empuje y contribuya al proceso de reagrupamiento de la izquierda anticapitalista. En ese proceso de reagrupamiento participan y participarán muchas y muchos militantes dispersos en otros movimientos, en otros partidos y organizaciones o agrupaciones políticas así como en ONGs y movimientos civiles. El PRT tiene, frente a ese panorama, una responsabilidad mayor para ayudar a mantener y acelerar ese proceso. La dispersión actual, comprensible y lógica, dificulta el proceso.

Por esos motivos es que el PRT necesita mantenerse, fortalecer su organización y capacidad de iniciativa política. Para analizar esta situación y definir nuestras tareas es que estamos convocando a un Congreso Nacional, el XI Congreso Nacional desde la fundación del PRT. Este congreso nacional no puede ser un evento más de la organización; no puede ser un acto rutinario o el cumplimiento de una obligación estatutaria. Ubicados en el momento de crisis y reagrupamiento en que nos encontramos, pensamos que este Congreso debe ser un punto de confluencia, de reencuentro, un paso en el proceso que hemos señalado antes y que es nuestra perspectiva estratégica actual. En varios momentos hemos comprobado ya que la condición o la propuesta que se nos hizo de autodisolución en espera de mejores momentos para la izquierda socialista, hubiera hecho más difícil el reencuentro y reagrupamiento que actualmente están en curso. Por eso, sin asumirnos como el partido revolucionario de masas que se autoconstruye, no nos disolvemos en el vacío y queremos reforzar y reorganizar nuestra propia referencia política como un medio para el proceso general antes descrito.

Por esta razón es que ubicando el XI Congreso como un paso en ese proceso, asumimos que el Congreso no debe ser exclusivo para los militantes del PRT actualmente organizados, sino que debe ser un congreso abierto a todas las y los compañeros que coincidan en la necesidad de construir una opción partidaria ubicada en el marxismo revolucionario y en la necesidad de un reagrupamiento de la izquierda anticapitalista en una nueva y fuerte referencia política orgánica. Puede ser así un congreso de reencuentro y reagrupamiento, al tiempo que lo es también de reorganización partidaria. Porque no queremos ser simplemente una referencia propagandística de la opción socialista, sino también una opción militante comprometida y participativa en los movimientos de resistencia y lucha contra el neoliberalismo, la guerra y en general en la perspectiva anticapitalista. Producto de la influencia desorganizadora del pensamiento neoliberal que arremete contra todo tipo de organización del esfuerzo colectivo del pueblo trabajador, nuestras propias organizaciones y la experiencia activista y militante se han visto marcadas por esta desorganización. Necesitamos refortalecer los organismos de base militantes para tener mayor incidencia y eficacia en nuestra participación en el movimiento de resistencia. Al mismo tiempo contar con estructuras organizadas facilitará la ubicación y organización de muchos cuadros sueltos y dispersos en el movimiento. Por esto es que consideramos al XI Congreso, también un congreso de reorganización.

Para facilitar la participación e integración de muchos compañeros y compañeras actualmente no organizados en el PRT y ofrecer a todos y todas iguales derechos y condiciones de participación y decisión, hemos acordado mantener algunos criterios estatutarios necesarios como la convocatoria con más de tres meses de anticipación o la presentación de una agenda y propuestas para el Congreso con anticipación, pero flexibilizar los requisitos para tener derecho de participación y votación en el congreso, especialmente los relativos a la antigüedad de militancia, el pago de cuotas correspondiente a ese tiempo, la adscripción a un organismo partidario previo al congreso. Proponemos que con la manifestación escrita en una solicitud común para todas las y los interesados hasta quince días antes del Congreso sea suficiente. Obviamente trataremos de encontrar en cada ciudad o sector social los puntos de encuentro entre militantes para facilitar el proceso de reorganización desde antes de la celebración del Congreso y no pretender que sólo sea en el Congreso donde se dé la reorganización. Además esa reorganización facilitara el que ocurra una discusión previa donde puedan escucharse todos los puntos de vista. Nombraremos una comisión de organización del Congreso y de la preparación del mismo para que vaya asegurando, hasta donde se pueda, la ubicación y encuadramiento de cada militante. No haremos, por tanto, distinción para este Congreso entre militante, adherente y simpatizante para que puedan participar todos los interesados en igualdad de derechos. En principio la participación en el Congreso será como plenario militante, es decir sin delegados electos previamente. El Comité Central tratará de asegurar la presencia de todos los asistentes que no tengan recursos para su traslado.

En vista de la agenda y los propósitos de este congreso pensamos que es posible, de buena fe, abrir éste sin la preocupación para nadie de votaciones previamente determinadas o de propuestas que pretendan ser destructivas de la organización. Por el contrario, se trata de una convocatoria que explícitamente llama a un congreso de reorganización. Quien quiera solicitar su participación lo hará conciente de que implica un compromiso de construcción y reorganización. En todo caso, la convocatoria, la agenda y la hoja de solicitud de participación no incluyen la propuesta de disolución del PRT. Esa es la única limitante política. Sobre la base de la agenda propuesta todo lo demás se puede discutir.

En consecuencia, el Comité Central del PRT convoca al XI Congreso Nacional, el congreso de reorganización del PRT, a celebrarse el 28, 29 y 30 de noviembre 2003 en el lugar que posteriormente se informará.

La agenda del Congreso consistirá en los siguientes temas:

1. La situación política actual, el reagrupamiento de la izquierda anticapitalista, Convergencia Socialista y la construcción del PRT.

2. Los Estatutos del PRT.

3. La elección del Comité Central del PRT.

Acorde con los Estatutos del PRT vigentes, el Comité Central presentará un proyecto escrito de resolución y discusión sobre el tema principal del Congreso. Ese proyecto circulará por lo menos a partir del mes de mayo de este año. El Comité Central publicará tanto ese proyecto como otras contribuciones escritas, en condiciones y dimensiones similares, de militantes que hayan suscrito su hoja de solicitud de participación.

El Comité Central designará una comisión de organización y preparación del Congreso. Esta comisión podrá estar integrada tanto por miembros actuales del Comité Central como en general por militantes que hayan suscrito la hoja de participación y contará con el apoyo material para la realización de sus tareas­.

Previo al inicio del XI Congreso Nacional, se promoverán encuentros, reuniones o conferencias regionales en cuantos lugares se pueda para iniciar tanto la discusión de los temas del congreso como para ir integrando y organizando a todas y todos los que hayan suscrito su hoja de participación.

México, D. F. a 7 de marzo del 2003.

Comité Central del PRT

 

PRT
Xola 181
Colonia Álamos
Delegación Benito Juárez
México, D. F.03400
Tel/fax (0155) 55 90 09 69

<< Índice de artículos

Directores: Héctor Díaz Polanco y Edgard Sánchez Ramírez.

Coordinación Editorial: Ana María Hernández López.

Consejo Editorial: Jesús Escamilla, Fernando Bazúa, Consuelo Sánchez, José Martínez Cruz, Nellys Palomo, Sergio de la Peña (+), Margarita Gutiérrez,
Ramón Jiménez, Arturo Mellado, Claudia Cruz, Hilda Valencia Sánchez,
Cristina Hernández Escobar y Agustín del Moral.

Diseño Editorial: Andrés Mario Ramírez Cuevas.

  Convergencia Socialista es una publicación bimestral de Convergencia Socialista, Agrupación Política Nacional (apn), registrada en el Instituto Federal Electoral. Registro de la Dirección General del Derecho de Autor (en trámite). Certificado de Título y Contenido (en trámite). Publicación periódica. Oficinas y suscripciones: Xola 181, 3er. piso, Col. Alamos, C.P. 03400, Teléfono 55 90 09 69, México, D.F.